Dieta vegana: por qué es mala idea dejar de alimentar a tus perros y gatos con productos animales

Dieta vegana: por qué es mala idea dejar de alimentar a tus perros y gatos con productos animales

En junio de 2016, un usuario de Tumblr publicó una foto de la cena que estaba a punto de servirle a su labrador.

«Esta noche, en el menú de Maggie hay puré de batatas (también conocido como camote o patata dulce), puré de arroz integral, tofu orgánico germinado, semillas de chía y enzimas digestivas. ¿Se le ve emocionada? ¡Lo está!», escribió Sfveganyogi.

En realidad, lo más probable es que Maggie estuviera mucho menos entusiasmada con su comida que la gran cantidad de usuarios que respondieron a la publicación.

Muchos de ellos se mostraron indignados de que el dueño de un perro decidiera alimentar a su mascota con tubérculos triturados y tofu en lugar de los alimentos hechos a base de carne, que generalmente los canes comen con tanto gusto.

La publicación, y especialmente una respuesta que remarcó la aparente apatía de Maggie, se volvió viral.

Y la bloguera vegana, autora de la polémica entrada, finalmente decidió abandonar su cuenta.

A medida que el veganismo aumenta -según una investigación reciente, creció un 600% solo en Estados Unidos entre 2014 y 2017- también lo ha hecho la idea de que alimentar a nuestros animales con productos diferentes a los provenientes de la industria de la carne es una buena idea.

La huella de carbono dejada por los alimentos para mascotas es considerable. Se estima que en 2017 el carbono emitido por la carne consumida por los animales arrojaba al aire el equivalente a alrededor de 64 millones de toneladas de CO2 al año, lo que es lo mismo que conducir 13 millones de automóviles durante el mismo período.

Esa cifra incluye solamente el carbono emitido por animales que terminan siendo alimento para mascotas. Aparte de esto, se debe tomar en cuenta el agua que se utiliza para cultivar los alimentos que ellos consumen, además del agua potable que beben, del bosque despejado para poder crear su tierra de pastoreo, y más y más terrenos y aguas contaminadas por sus residuos.

A medida que aumenta la población de mascotas, la posesión de animales domésticos está en aumento en países como China, por ejemplo, y los dueños recurren a alimentos destinados tanto a la estética humana como a la nutrición animal, por lo que es probable que la huella siga creciendo.

En 2017, la revista científica Plos One publicó un artículo que estimaba que los gatos y perros en EE.UU. comían el equivalente calórico a la dieta de 63 millones de estadounidenses.

Deja un comentario