Lactancia materna: Una relación estrecha entre la madre y el bebé

Lactancia materna: Una relación estrecha entre la madre y el bebé

||Gabriela Machado/Foto Cortesía

Expertos explican que esta importante práctica entrega al recién todo el contenido nutricional para un desarrollo saludable

La leche materna es el alimento principal e ideal para los bebés, ya que contiene todos los elementos nutritivos que necesita para su crecimiento y desarrollo, así como las sustancias que lo protegen contra infecciones y alergias. Expertos explican que los recién nacidos amamantados tienen menos probabilidades de desarrollar obesidad tanto en la infancia como en la adultez.

La Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertan que poner al pecho al lactante desde sus primeros instantes de vida y amamantarlo hasta, por lo menos, los dos años salvaría anualmente a más de 820.000 menores de cinco años, de lo contrario acarrea consecuencias para el recién nacido que pueden llegar hasta la muerte.

Patricia Cortés, experta en el tema, explicó que esta importante práctica además de entregar al recién nacido todo el contenido nutricional para un crecimiento y desarrollo saludable, establece una interacción muy estrecha entre la madre y el niño o niña, lo que permite crear un vínculo de amor y alimentación. Resaltó que “a la madre la ayuda a que su útero se contraiga más rápidamente tras el parto”.

Agregó que la madre es protegida de varios tipos de cáncer y reduce el riesgo de contraer osteoporosis. Por lo tanto, amamantar contribuye a que la sociedad tenga niños más sanos y evita un gasto innecesario de fórmulas lácteas que sustituyen la lactancia materna.

A LIBRE DEMANDA

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva, la cual consiste en no complementar con otras leches o alimentos, durante los primeros seis meses y continuar amamantando parcialmente hasta los dos años.

Antes se creía mucho que a los niños había que adaptarlos a un horario de comida y con una serie de controles, sin embargo, en la actualidad, se habla de la libre demanda, darle al bebé de comer cada vez que lo pida y por el tiempo que guste.

“Cada madre y niño tienen su ritmo individual, sin embargo, se sugiere que los recién nacidos amamanten de ocho a diez veces al día y a los seis meses, seis a ocho veces al día”, recalco Cortés.

No puedo amamantar ¿Qué hago?

La especialista explicó que existen varias alternativas que ayudarán a las mamás a realizar una lactancia exitosa. Por ejemplo, extraerse leche con una bomba les permitirá mantener una producción adecuada. En el caso de que no haya suficiente leche o cuando hay exceso de producción, se puede almacenar para utilizarla posteriormente.

Deja un comentario