Paco Frank: Hombre de grandes talentos y entrañable personalidad

Paco Frank: Hombre de grandes talentos y entrañable personalidad

|| Gabriela Rojas

Diario El Periodiquito, un espapcio de muchas historias, las cuales a pesar de los años, se han mantenido intactas en la memoria de quienes hacen vida en este diario. Una de ellas es la del querido Francisco Ferrer Pino, mejor conocido como Paco Frank, una figura periodística que por años trabajó en esta casa donde dedicó horas de su tiempo en sus últimos años de vida; para ser exactos, hasta 2018 cuando falleció.

Paco era oriundo del estado Zulia, nació el 23 de enero de 1933, y desde 1952, quedó embelesado por el periodismo impreso, forjando desde entonces una amplia trayectoria periodística e incluso artística, al lograr posicionarse como uno de los periodistas de referencia para el mundo del espectáculo, una vivencia que se vio enmarcada por una característica única que él tenía: su profesionalismo.

 

Un hombre de muchas virtudes

El periodismo no es solo de lo que hablan sus vivencias, pues Paco vivió también para la locución, la televisión, el teatro, e incluso el canto; sin lugar a dudas, una personalidad artística en todo su esplendor.

Este mundo además, le permitió conocer dintintos países, en los que se codeó con personajes reconocidos a escala mundial, así como también, según contó hace algunos años en una entrevista, grabar discos, presentarse en clubes, e ir contsruyendo con el paso del tiempo, una imagen particular que solo el inolvidable Paco Frank podía lograr.

Dichos talentos lo llevaron a recibir diversos premios, muchos, por supuesto, liderados por su impecable profesionalismo, entre ellos el “Mara de Oro” y “El Inmortal”, este último entregado por su reconocida trayectoria artística de más de 60 años, la cual siempre estuvo fundamentada en dar grandes aportes nacionales e internacionales, con respecto a una de sus pasiones por las que vivió y disfrutó: el arte.

 

Icono de huellas imborrables

El Sr Paquito o simplemente Paquito, como también le decían, fue una persona con una empatía particular, un ser que quería y que se dejaba querer por los demás. “Era un hombre bueno en toda la extensión de la palabra”, asegura el destacdo periodista Alberto Hernández, quien fue su compañero de jornadas por años.

“Con los niños era una ternura. Para mis hijos y nietos fue como un tío-abuelo. Paco era noble, solidario, amable, un entrañable compañero de trabajo. Él estaba profundamente enamorado de su familia”, continuó Hernandez, quien como buen fundador al igual que Paco Frank de El Periodiquito, han labrado un lugar en la historia de este diario.

“Paco no era fácil, hay que reconocerlo. Pero siempre tenía la disposición de colaborar, de dar lo mejor de sí”, cuenta Gianni Amador, quien también en este medio vivió grandes experiencias a su lado.

Los que tuvieron el honor de compartir con él, recordaron su particular “Ay Dios mío”, su energía admiable. “Bailaba, cantaba, siempre dispuesto a todo”.

Paco Frank hizo de El Periodiquito su propia casa, así como también a quienes trabajaron allí, los convirtió en su familia, algo por lo que la mayoría asegura que “será siempre recordado”.

 

 

 

Deja un comentario