Modistas se reinventa en medio de la cuarentena

Modistas se reinventa en medio de la cuarentena

|| Sandra Núñez

Desde que comenzó la cuarentena total el pasado 17 de marzo, las confecciones de alta costura de Maracay cerraron sus puertas, aunque algunos talleres continuaron a puerta cerrada para terminar los trabajos pendientes, cayó la demanda de nuevos pedidos.

El confinamiento impide abrir establecimientos que comercialicen con bienes y servicios no priorizados, lo que deja por fuera a las modistas y los talleres de costura.

Rosario de Muffolini, es una modista que labora en Las Delicias de Maracay, expresó que desde que decretaron el confinamiento no ha vuelto a coser. La demanda bajó y aunque algunas de sus colegas se dedican a confeccionar tapabocas, Muffolini considera que esta opción no es rentable.

Por su parte, Corina de Padrón, trabaja en una reconocida sastrería de la ciudad, explicó cómo les ha tocado reinventarse. “Ofrezco combos de celebración para quinceañeras, matrimonios, primer año, aniversarios, entre otros eventos, para que las personas tengan un recuerdo simbólico del día de cumpleaños, viene el festejado a mi local y se le realiza una sesión de fotos, con toda la decoración, globos, vestidos o traje y una torta, tal como si fuera el día de su fiesta”.

Contó  que esta iniciativa ha tenido buena receptividad en las redes sociales y aseguró que los precios son accesibles. “Estamos dando el mínimo precio” para que las personas puedan tener un recuerdo de la fecha o celebración especial y así continuar prestando el servicio, a pesar de la situación de cuarentena.

 “Todo al principio es difícil, pero los venezolanos siempre buscamos una salida, tenemos que mantener la esperanza y seguir avanzando”.

Deja un comentario