Diseñadores gráficos viven bajo la sombra del plagio

Diseñadores gráficos viven bajo la sombra del plagio

|| Glenn Requena

Crear un estilo es una de las alternativas que tienen estos profesionales para que el target identifique al creador

El escritor Stephen King dijo: “La imitación es la forma más sincera de elogio”. Pero esta frase se convierte en un problema para los diseñadores gráficos que se enfrentan al plagio con frecuencia, ya que las plataformas digitales son las que dan a conocer sus creaciones, pero también facilitan  la copia de sus  trabajos.

José Camacaro, ilustrador gráfico, aseveró que evitar el plagio es “imposible”. Explicó que plataformas como Facebook, Pinterest, Instagram y Twitter, son las que más garantizan el alcance para llegar a un público, pero también al ser libres, los usuarios pueden apropiarse del arte. “Al estar en internet, los diseños quedan expuestos, sin mayores controles de protección”.

Afirmó que la mejor manera de evitar la reproducción es que los diseños tengan un solo estilo, con una manera propia de ilustrar con trazos, colores, figuras, formas y que cuenten una historia, para hacerla propia y única.

La marca de agua también se ha convertido en una alternativa para los profesionales del diseño. Sin embargo, hay personas que se esfuerzan en quitar la firma del creador de la obra. “Es como falta de creatividad de esos diseñadores que suprimen las marcas de agua, no entiendo por qué no se esfuerzan en hacer un diseño propio”, comentó Albanella Rojas.

Agregó que hay marcas que se inspiran en las creaciones de otros para realizar los suyos, lo que se convierte en una situación difícil para los autores porque no lo pueden erradicar.

Cabe destacar que los diseñadores gráficos pueden realizar una querella (denuncia privada) a un sujeto que le realice plagio, siempre y cuando se rija por el Código Penal y que la creación esté patentada ante el Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual (SAPI).

El SAPI es un organismo adscrito al Ministerio de Comercio Nacional que ejerce la competencia que sobre la propiedad intelectual le corresponde al Estado Venezolano, en materia de Derecho de Autor, Marcas y Patentes.

Las obras literarias, audiovisuales, radiofónicas, arte visual, escénicas o dramáticas, musicales, programa de computación o base de datos, producciones fonográficas y actos y contratos pueden ser registrados en el SAPI, para que las personas tengan sus creaciones con derecho de autor.

Deja un comentario