Mientras el boxeo lucha por regresar se desvaneció la Tyson-Holyfield III

Mientras el boxeo lucha por regresar se desvaneció la Tyson-Holyfield III

|| César Méndez Campero
|| Fotos Cortesía / Agencia AP

La pelea no se va a dar porque el neoyorquino descartó a su clásico rival. Sin embargo las grandes carteleras podrían volver en junio

Todavía no hay señales concretas de que el boxeo regrese al panorama deportivo internacional, aun cuando la UFC volvió en Florida superando las pruebas con notas altas y el fútbol alemán ha disputado dos jornadas tras una pausa de dos meses, todo obligado por la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

Siguiendo estrictos protocolos sanitarios y en ausencia de espectadores, estos eventos deportivos se llevaron a cabo, sin que hasta ahora haya consecuencias negativas. Al contrario, ha alentado a otros países y a otros deportes a apurar sus reanudaciones.

No es el caso del boxeo, que tenía grandes combates en puerta como la tercera entrega de la Tyson Fury-Deontay Wilder (CMB) o la Anthony Joshua-KubratPulev(AMB, FIB, OMB) en los pesos pesados. Quedó pendiente el combate del mexicano Saúl “Canelo” Alvarez frente a Billy Joe Saunders por el cetro supermediano de la OMB. Estas carteleras quedaron postergadas indefinidamente tras la aparición del nuevo coronavirus en marzo pasado, que detuvo la actividad en el planeta.

Durante el confinamiento, dos monstruos de la categoría pesada, ya en el retiro, decidieron regresar al gimnasio para ilusionar con un tercer combate entre ellos, aunque tenía motivos benéficos. Así Mike Tyson apareció en las redes sociales en una sesión de guanteo exhibiendo sus instintos asesinos y gran velocidad. Al final del audiovisual aseveraba “Estoy de vuelta”. Así la afición pugilística se animó a fantasear con una tercera pega ante su némesis y compatriota, Evander Holyfield.

Holyfield casualmente o no, también se dejó ver y leer en las redes sociales, anunciando que se estaba preparando para una pelea con carácter benéfico, sin mencionar nombre del probable rival. Esto aumentó la expectación del presunto careo ante Tyson. Hasta una imagen se corrió por las redes sociales con la presunta pelea con fecha y posible sede. Se dejó colar en la prensa que estaban trabajando en el contrato.

El pasado fin de semana, fue Mike Tyson quien en declaraciones hizo desvanecer la ilusión del esperado combate con Holyfield, rompiendo así los corazones de muchos amantes de este deporte.

El exboxeador de 53 años fue claro al señalar que la pelea no era para su beneficio personal y por eso no tenía ningún interés en hacer bolsa. En tal sentido al descartar a Holyfield como posible contrincante, le dijo al rapero Lil Wayne que “hay muchos muchachos “en la fila de espera.

"Escucha, tenemos tantos tipos que quieren hacer esto. Estamos en llamadas, estamos haciendo negocios con muchachos en este momento. No vas a creer los nombres cuando se den a conocer. En algún momento de esta semana tendremos el contrato terminado" le subrayó el neoyorquino.

"Voy a hacer este evento de caridad. Voy a tomar este dinero y ayudar a estas personas sin hogar, y vamos a ayudar a estos hermanos adictos. Porque yo he estado sin hogar y he sido adicto, así que conozco la lucha. No mucha gente ha sobrevivido como yo" reseñó la agencia EFE.

 

Buscan blindarse

Así, mientras se disipaba la tercera entrega de la Tyson-Holyfield, los principales organismos responsables del boxeo se mantienen en la cautela, menos el Consejo Mundial de Boxeo y la Asociación Mundial de Boxeo.

El órgano que dirige el mexicano Mauricio Sulaimán (CMB), quien hace poco anunció un protocolo de medidas sanitarias en torno al Covid-19 que incluye peleas en recintos sin público, jueces que trabajarán desde sus casas asistidos con una aplicación de video y fechas flexibles para programar las peleas. A su vez, el pasado fin de semana informaron que mantienen su intención de realizar la convención anual en la ciudad rusa de San Petesburgo.

Precisó que para una cartelera de cuatro peleas se restringirá la presencia de personas en el escenario a entre 40 y 50. Ahí se incluye a un entrenador por púgil, supervisores de la comisión de boxeo, medios de comunicación y la producción de televisión. Todos serán sometidos a pruebas de Covid-19.

La AMB, que dirige el venezolano Gilberto Jesús Mendoza, presentó un documento titulado “Retorno al ring en 5 fases” con el que pretenden apoyar a todos los involucrados en el negocio del boxeo hacia una vuelta segura al boxeo.

Los cinco pasos que propone la AMB son: Entrenamiento en aislamiento; regreso a la formación en instalaciones públicas/gimnasios en tres niveles: primero sin contacto, segundo con el entrenador y tercero con contacto limitado dirigido.

El tercer paso es volver a entrenamiento en instalaciones públicas/gimnasios; el cuarto realizar eventos cerrados/competencias y quinto eventos/competencias con público en vivo. En todos los casos se hará pruebas y se mantendrá en aislamiento a todos los involucrados, no habrá acceso al público y habrá medidas especiales para los entrenamientos, pesajes y otras actividades.

Hace semanas, se habló en Inglaterra de algunos protocolos sanitarios que se podrían seguir para que el boxeo regrese a la actividad en el Reino Unido, como por ejemplo el uso de la cubeta para que los peleadores escupan el agua, el uso de guantes y tapabocas por parte del personal de las esquinas, los médicos y el referí, escenarios sin público y mantener la distancia social entre las personas que acudan al recinto.

Otras opciones que han surgido, son montar las carteleras en países o ciudades en las que no hay restricciones tan severas e incluso en las que se puede hacer eventos con presencia de espectadores, como ocurre en ciertos países del medio oriente. Tal parece que las carteleras en escenarios vacíos no seducen a los organismos rectores del pugilismo ni a los promotores.

 

Posible vuelta en junio

En Las Vegas ya hay planes para montar combates en junio y julio con el MGM Grand como escenario organizadas por Top Rank, promotora perteneciente a Bob Arum. Utilizarían un piso “burbuja” del hotel para hospedar al personal, todos los involucrados serían sometidos a pruebas de Covid-19 dos veces en la semana del evento, tendrán permitido comer en los restaurantes aprobados del hotel y entrenar en el gimnasio de Top Rank.

Si la comisión atlética de Nevada aprueba esto, el 9 de junio podría haber una cartelera con cinco pleitos.

Por otra parte, el también promotor Eddie Hearn, pretende montar combates en julio en el jardín de la mansión de su familia en las afueras de Londres, con fecha tentativa para el 15 de ese mes.

La promotora Golden Boy, de Oscar De La Hoya está trabajando también para volver el 4 de julio, pero la agencia AP señaló que no hay mayores detalles al respecto.

Era para el mes de junio cuando estaba planeado el enfrentamiento entre Joshua y Pulev, que ha quedado en el aire. Hearn, promotor del británico ya dijo que ese careo no podrá darse sino entre octubre o diciembre, pues ve difícil organizarla antes de ese período, especialmente porque no lo quieren hacer sin público.

En tanto, Fury esperaba subir al cuadrilátero este año ante Joshua o ante Wilder, y hasta con los dos, solo que la pandemia permitirá en el mejor de los casos que solo pueda sostener un pleito este año y ya se ha dicho que será la revancha ante el estadounidense, a escenificarse finalizando 2020.

 

EL DATO 

Otra gran velada que está pendiente para este año es la del hondureño Teófimo López y el ucraniano Vasily Lomachenko por la unificación del título mundial del peso ligero. Se dice que tendrá lugar en septiembre.

 

El tercer combate entre Fury y Wilder podría darse entre octubre y diciembre

 

Deja un comentario