Tal día como hoy Miguel Cabrera debutó en las mayores

Tal día como hoy Miguel Cabrera debutó en las mayores

||César Méndez Campero/Foto cortesía

El 20 de junio de 2003, el entonces joven prospecto de los Marlins de Miami pisó un terreno de Grandes Ligas predestinado a hacer historia

Un 20 de junio del año 2003 debutó en las Grandes Ligas José Miguel Cabrera Torres, un delgado muchacho del barrio La Pedrera de Maracay, que había recibido el más alto bono entre los peloteros venezolanos en la historia, para firmar con los Marlins de Florida, club que lo subió y lo puso a jugar hace exactamente 17 años.

No pudo ser mejor el bautizo para el maracayero: Con un out en la pizarra jonroneó en la parte baja del undécimo acto ante los envíos de Al Levine, con el también aragüeño Alex González en circulación después de batear un doble, para que los peces dejaran en el terreno a los Rays de Tampa Bay 3 carreras por 1 en el ProPlayer Stadium de Miami. Así comenzó la más brillante carrera de pelotero venezolano alguno en el beisbol de las Grandes Ligas.

Aquel día el bateador derecho fue alineado como jardinero izquierdo y octavo en el orden por el manager Jack McKeon. Falló en sus primeros cuatro turnos: ponche tirándole en el cierre del tercer inning; elevado al derecho en el quinto capítulo; rolling para doble play vía 3-6-3 en el séptimo episodio y en el noveno, la rodó al pitcher para salir por la vía 1-3, entregando el último out de esa entrada. A esa altura, el juego marchaba empatado a una carrera, por lo que se fueron a entradas extras.

La escena quedaba servida para que aquel muchacho con grandes proyecciones y muchos sueños por cumplir comenzara a escribir con letras doradas su primera incursión en el máximo nivel del beisbol mundial. Cabrera estaba predestinado para grandes cosas y aquel cuadrangular de dos carreras en el inning once así lo dejó registrado en la historia. El colofón a esa campaña de novato fue el título de la Serie Mundial ante los Yanquis de Nueva York.

Hoy, después de 17 años, 2399 juegos, 2814 hits, 476 jonrones y 1692 carreras empujadas, Miguel Cabrera apunta hacia el Salón de la Fama, como uno de los bateadores derechos más temibles de su tiempo y de la historia de la gran carpa. Está muy cerca de alcanzar míticas cifras como los 3.000 imparables, 500 jonrones y las 1.700 carreras empujadas, que sólo los más grandes del olimpo del beisbol han conseguido.

De haber temporada este año en el beisbol de lujo, el mundo podrá disfrutar del talento de este hijo de Maracay en su lucha por acercarse a las marcas mencionadas.

 

Deja un comentario