Cinco soluciones para evitar el calentamiento global

Cinco soluciones para evitar el calentamiento global

El mundo vive una emergencia climática sin precedentes y el tiempo se agota. Entre las principales causas del problema se encuentra el calentamiento global. Así es como llamamos al aumento de la temperatura debido a las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por la actividad humana. Y, si tenemos gran parte de la culpa, también es tarea nuestra poner soluciones. ¿Cómo evitar el calentamiento global? Aquí tienes 5 ideas:

Agricultura y alimentación

Para luchar contra el calentamiento global no basta con reducir las emisiones en industria, coches o centrales eléctricas. Además, el mundo tiene que ponerse a dieta: consumir menos carne, derrochar menos alimentos y apostar por una gestión sostenible de los suelos. Algunos datos que explican estas recetas.

Construcción y urbanismo

El sector de la construcción y el uso de energía que se hace en los edificios provocan el 39% de las emisiones de CO2 del mundo. La migración del campo a la ciudad seguirá siendo una constante y se prevé que, durante los próximos 40 años, se construyan unos 230.000 millones de metros cuadrados de nuevas infraestructuras. Debemos aprovechar cada oportunidad de reducir la contaminación en este ámbito, ¿cómo? Acondicionando de edificios existentes, mejorando los estándares de calidad en las nuevas construcciones o buscando soluciones sostenibles para la climatización y gestión de residuos en los hogares, entre otras propuestas.

Energía

Las energías renovables son recursos libres, no contaminantes e inagotables que proporciona la naturaleza. Por ello, invertir en energías renovables es invertir en un futuro sostenible. En esto parece que estamos haciendo los deberes: la capacidad de las energías renovables en el mundo se ha cuadruplicado de 2009 a 2019. Además, en 2018, la inversión global en renovables cuadruplicó a la que se realiza en carbón y gas.

Transporte

El transporte es responsable de casi un cuarto de las emisiones de CO2 en la atmósfera y su impacto sigue creciendo. Con las políticas e incentivos adecuados, asegura Naciones Unidas, es posible poner freno a los medios de transporte más contaminantes, especialmente el automóvil y el avión. Un ejemplo para entender las diferencias de las que hablamos: según la Organización Civil Internacional, un vuelo de clase económica desde Londres a Nueva York emite unas 0,67 toneladas de CO2. Esto equivale al 11% de las emisiones que produce anualmente alguien que viva en Reino Unido, o casi al total de las causadas por un habitante de Ghana.

Educación

Por último, pero no menos importante, hay que destacar el poder de la educación. Como recordamos en la Campaña Mundial de la Educación, la educación es clave para conseguir el cambio individual y colectivo de mentalidad, comportamiento y estilos de vida necesario si queremos salvar el planeta. Desde Ayuda en Acción trabajamos cada día para que las personas más vulnerables puedan ser capaces de comprender los principales retos medioambientales, darles respuesta y hacer frente a los efectos del calentamiento global.

Deja un comentario