Brasil lucha para contener el COVID-19 en su territorio indígena

Brasil lucha para contener el COVID-19 en su territorio indígena

El coronavirus se ha adentrado en la mayor tierra indígena de Brasil y amenaza a los históricos guardianes de la Amazonía. Tras siglos de lucha, el pueblo yanomami se enfrenta ahora a un "enemigo silencioso" que ya ha segado la vida de al menos cuatro miembros de su etnia, entre ellos tres bebés.

Protegidas por un manto infinito de tupida vegetación que abarca los estados de Roraima, fronterizo con Venezuela, y Amazonas (norte), las aldeas yanomami se encuentran en las entrañas de la selva amazónica, en una área de nueve millones de hectáreas (una superficie similar a la de Austria) con apenas 28.000 habitantes.

Pero su recóndita localización no ha impedido la llegada del virus, que en todo Brasil ha matado a casi 60.000 personas e infectado a 1,4 millones.

Las aldeas Waikás y Auaris son dos de las afectadas por el patógeno. Allí viven actualmente unos 450 indígenas yekuana y yanomami Sanumã como lo hacían los antepasados de este pueblo originario de tradición guerrera.

Residen en casas de muros de barro y tejados de paja, cocinan con fuego de leña y se dedican a la caza y la pesca.

La vida comunitaria en las aldeas ha contribuido a la rápida expansión del coronavirus en el mayor territorio indígena de Brasil y ha encendido las alertas entre los líderes y diversas organizaciones.

En Brasil, hay cerca de 900.000 indígenas registrados, de los que casi el 60 % de ellos residen en espacios protegidos.

La aldea yanomami Surucucu será la próxima en tener pruebas de la COVID-19. Será este sábado y en presencia del ministro de Defesa, Fernando Azevedo e Silva.

En los tres meses de la Operación COVID-19, el Ministerio de Defensa, a través de las Fuerzas Armadas Brasileñas, transportó 350 toneladas de material de salud y empleó 34.000 militares, un efectivo mayor que el de la Fuerza Expedicionaria Brasileña de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).


EFE

Deja un comentario