Mascotas pérdidas, víctimas del desborde del río El Limón en Mario Briceño Iragorry

Mascotas pérdidas, víctimas del desborde del río El Limón en Mario Briceño Iragorry

|| Glenn Requena
|| Fotos Cortesía

Muchas fundaciones se han dedicado al rescate y atención de los animales durante varios días, para que puedan reencontrarse con sus familias

No solo las personas sufrieron las consecuencias tras el desbordamiento del río El Limón el pasado 9 de septiembre, las mascotas también fueron víctimas de la vaguada y la mayoría fueron arrastradas por la corriente de las caudalosas aguas. Algunos dueños tuvieron la dicha de reencontrarse con sus mascotas, mientras que otros se aferran a la esperanza de conseguirlos sanos y salvos en medio de las afectaciones, por lo que habitantes de Mario Briceño Iragorry (MBI) y fundaciones siguen trabajando sin descanso para encontrarlas en el menor tiempo posible.

Desde el día de la tragedia han sido muchas las personas que han reportado mascotas extraviadas en MBI. La solidaridad de los vecinos se ha puesto en evidencia y muchos se han activado en diferentes zonas con el propósito de regresarlas con sus amos. Lamentablemente algunos fueron tapiados o se encuentran en zonas de difícil acceso porque fueron arrastrados por la corriente.

 

LAS REDES SOCIALES HAN SIDO CLAVES

A través de las redes sociales también se han hecho campañas para ubicar a las mascotas pérdidas, ya que muchas vivían con adultos mayores brindándoles compañía durante años.

Fundaciones como Ángeles Peludos han estado activadas en la atención de los animales que aún deambulan por las calles de MBI desde el pasado miércoles. Son llevadas a un área de resguardo, ubicado en la Av. Principal de El Limón, donde se les brinda alimentos y agua, mientras que esperan que lleguen sus dueños.

La veterinaria Lorena Patiño, presidenta de la organización,  informó que han sido muchos los habitantes que han colaborado con la atención de los animales, quienes al verlos en las calles los llevan al punto de control. Perros, gatos, gallinas y morrocoyes han sido atendidos en el lugar.

 

EL REENCUENTRO DE BOMBÓN CON SUS DUEÑOS

Los adultos mayores probablemente son los que tienen más conexión con los perros, como es el caso de la abuela de María Laura Romero. La joven relató que la perrita “Bombón” fue un regalo de su mamá hacia su abuela en el 2007 y al pasar los años se convirtió en su consentida. Duerme con ella, la baña, la peina y está muy apegada a su mascota.

El día del desastre, la persona que cuida de sus abuelos logró sacar a “Bombón”, pero durante el forcejeo y nerviosismo la perrita cayó y fue arrastrada por el lodo lo que provocó un  impacto psicológico en la “abuelita”.

 “Mi abuela no durmió ni comió toda la noche del miércoles”, expresó Romero. Agregó que la familia no tenía esperanzas de encontrar a la mascota porque ya está en una edad avanzada.

Aun así, iniciaron la búsqueda y recibieron ayuda a través de campañas por las redes sociales. Minutos más tarde, empezaron a recibir mensajes que indicaban que algunas personas la habían encontrado cerca de la casa inundada y la llevaron a una de las fundaciones para que le dieran atención, lo que causó alegría entre los familiares.

“Una amiga vía Instagram la encontró con su novio muy cerca de la casa de mi abuela, pero igual estaba arrastrada por el río. La llevaron a una Fundación y le avisaron a mi primo que la fuera a buscar, apenas vimos la foto supimos que era ella”, señaló.

El pasado jueves fue el esperado reencuentro entre "Bombón" y sus familiares, quienes fueron a buscarla. La felicidad era plena pues sentían que la estaban viendo como el día que llegó a su casa por  primera vez, pero la que más feliz estuvo al ver la perrita con vida fue la abuela de María Laura, quien ha compartido innumerables momentos con su fiel compañera.

 

PROCESOS DE DUELO 

Las mascotas juegan un papel de acompañante, de cuidador y amigo, por lo que la pérdida a causa del desborde se pudiera convertir en un duelo de manera trágica desde el punto de vista psicológico, porque no es algo que se tenía previsto y bajo este escenario el proceso de desconsuelo puede llegar a ser más abrumador por el impacto que tiene.

“La persona puede pasar varios procesos al perder su mascota, la primera es la negación y guardan la esperanza de poder encontrarla. Luego pudieran pasar a la etapa de enojo y enfado y después a la culpa, momento en el que la gente empieza a reprocharse y experimentan tristeza y depresión”, expresó la psicóloga Francis Trevisi. 

Destacó que sentir estas emociones es totalmente normal, porque son respuestas naturales a la muerte o pérdida de una mascota. Sin embargo, recomendó que la familia deben apoyar a los que atraviesan estos procesos.

 

“Bombón” pudo reunirse con su dueña quien está muy pegada con la perrita

Animales de diferentes sectores de MBI fueron arrastrados por las aguas

Deja un comentario