Mata Redonda y Paraparal siguen bajo el agua

Mata Redonda y Paraparal siguen bajo el agua

|| Yirvis Vásquez / Glenn Requena
|| Fotos Rodolfo Gamarra

En algunas comunidades del Sur de Maracay bajó el nivel del agua

Luego de 24 horas del torrencial aguacero que dejó a casi 6.000 familias afectadas en la entidad aragüeña, comunidades de Mata Redonda en el municipio Girardot y Paraparal en Francisco Linares Alcántara, siguen bajo el agua, por lo que habitantes solicitan ayuda y activación de las bombas de achique.

En horas de la mañana de este miércoles, en Mata Redonda autoridades y vecinos seguían sacando a quienes permanecían atrapados en sus casas, con el cuidado que requería no sumergirse en áreas en las que se sentía corriente eléctrica, debido al contacto con cajetines eléctricos.

Con lágrimas en los ojos, Pedro Bermúdez y Juana Cedeño, expresaron que desde que salieron de sus casas el martes en la mañana, no habían podido ingresar nuevamente a su residencia. Manifestaron que cada vez el nivel del agua aumentaba más.

 Por su parte, Vanessa Sala, residente de la manzana 21 de esta misma comunidad, aseguró que no había podido entrar a su casa. Cuando salió trato de poner en alto la mayoría de los enseres, pero dijo que esta vez las lluvias fueron más fuertes en relación a las de hace dos semanas.

Advirtieron que son propietarios de esas viviendas, que se mantienen en la zona en espera de ser indemnizados.

 

PARAPARAL INUNDADO

Habitantes de Paraparal en FLA expresaron que ninguna autoridad se había presentado en el sitio hasta el mediodía de este miércoles, solicitaban ayuda, ya que sus hogares estaban cubiertos por el agua y habían perdido todos sus enseres.  Resaltaron que algunas fundaciones sin fines de lucro y otros vecinos han sido los que le han brindado apoyo.

Familias afectadas durmieron en las afuera de la avenida principal de Los Aviadores, en espera de que baje la inundación y puedan retornar a sus hogares. Otros estaban sentados en las veredas de la comunidad cuidando “lo poco que les quedaba” luego del nuevo embate de la naturaleza.

Es de mencionar, que entre los habitantes recolectaron alimentos para cocinar a leña y poder tener algo en el estómago, claman ayuda de agua potable, y comida.

“No hemos comido, entre todos recolectamos para hacer una sopa y comer algo, ninguna autoridad se ha aproximado hasta aquí”, manifestó Edgar Cardozo.

 

SIGUEN SACANDO LODO

Durante la mañana de ayer las comunidades afectadas se encontraban sacando aun lodo de sus casas y trataban de recuperar lo poco o mucho que estaba dentro de sus hogares. Algunas seguían sin eléctrico.

En La Esmeralda, sur de Maracay, indicaron que, a pesar de no tener ayuda por parte de las autoridades gubernamentales, entre vecinos y fundaciones colaboraron para limpiar todo. En horas de la mañana de este miércoles el nivel del agua disminuía y poca eran las calles que estaban anegadas. Recalcaron que la situación que vivieron no había pasado en al menos 20 años.

En La Esmeraldita y Río Blanco se desplegaron varias cuadrillas de limpieza en aras de apoyar a las personas afectadas.

 

ELLOS TAMBIÉN SUFRIERON

En el recorrido por sectores vulnerados por la fuerza de la naturaleza, algunos niños expresaron que se habían quedado sin cama y su televisor para ver comiquitas. “Mi mamá lo único que pudo salvar fue algunas cosas, el televisor y la cama se dañaron. Ayúdanos”, dijo una pequeña al equipo de El Periodiquito.

 

PÉRDIDAS MILLONARIAS  

En el barrio San Pedro Alejandrino, Río Blanco, municipio Girardot, el desborde del Río Madre Vieja también ocasionó que un taller metalmecánico quedara inundado, lo que generó pérdidas millonarias.

Abel Nieves, propietario de la empresa, expresó que la crecida repentina del río derrumbó la parte trasera de la pared, además de desprender los portones e inundar la mayoría de las maquinarias eléctricas y oficinas.

Hace más de un mes, el taller también fue arrasado por las fuertes precipitaciones, cuando el agua llegó a 40 centímetros de alto y dejó una capa de cinco centímetros de barro, por lo que necesitan una pronta respuesta de las autoridades.

 

EL ÁRBOL CAÍDO 

Tras la caída del Samán en la calle Madre Vieja del sector Río Blanco, equipos de Gobierno realizaban el corte del árbol que cayó en medio del fuerte aguacero, sin embargo, Alexis Ramírez, dueño de una de las tres casas afectadas, señaló que ninguna autoridad hasta la tarde de ayer le había dicho qué pasará con su vivienda que quedó parcialmente destruida. 

De igual manera, se supo que al menos tres vehículos resultaron afectados. Habitantes del sector esperaban que se removiera el árbol para poder restablecer el servicio eléctrico en una parte de la comunidad.

 

 

Paraparal es una de las zonas más afectadas

En la Esmeralda familias aún siguen sacando lodo de sus casas

En Paraparal durmieron en la isla de la avenida Los Aviadores

Deja un comentario