Rays derribaron pronósticos hasta llegar a la Serie Mundial

Rays derribaron pronósticos hasta llegar a la Serie Mundial

|| César Méndez Campero
|| Fotos AP

Con la tercera nómina más baja de las Grandes Ligas, los dirigidos por Kevin Cash lograron el objetivo

Tuvieron que fajarse en una serie que llegó al máximo de siete juegos ante unos Astros de Houston superiores -al menos en el papel- en talento y presupuesto, pero los Rays de Tampa Bay ganaron el juego decisivo para alzarse con el gallardete de la Liga Americana y con ello el derecho de disputar la Serie Mundial 2020.

Resultaría casi una locura pronosticar al principio de esta accidentada y recortada temporada de MLB que Kevin Cash y sus hombres estarían en el Clásico de Otoño. No por carecer de talento, calidad y corazón, sino porque ante sí tenían formidables rivales, armados hasta los dientes: Yanquis de Nueva York, Bravos de Atlanta, Filis de Filadelfia, Mets de Nueva York, los vigentes campeones Nacionales de Washington o los Medias Rojas de Boston, equipos a los que tuvo que enfrentar este año con el formato especial debido a la pandemia.

Año tras año, se le da poco chance en las proyecciones al inicio, pero los Rays consiguen la manera de colarse en la postemporada con base en las nuevas tendencias estadísticas del beisbol, peloteros en su mayoría provenientes de sus granjas o bien llegados vía cambio o agencia libre, pero que encajen en su filosofía. Lo demás es responsabilidad del manager, cuerpo técnico y por supuesto los jugadores, ejecutando su trabajo casi a la perfección.

Este año, Tampa Bay  y su nómina de 28.290.689 de dólares (según spotrac.com)lideró la Liga Americana con record de 40-20, superando a otros clubes con presupuestos inmensamente superiores. Una vez en los playoffs, los Rays dejaron en el camino a los Azulejos de Toronto ($54.497.060), Yanquis de Nueva York (líder con $109.439.081 en nómina en MLB) y más recientemente a los Astros de Houston ($82.536.161cuarto), que estuvieron a punto de lograr una remontada histórica después de ir abajo 0-3.

En el séptimo juego de la Serie de Campeonato resurgió ese competitivo espíritu de los Rays, temprano en el juego. En el primer inning, el cubano Randy Arozarena, un novato que el 30 de agosto se encontraba en el campo alterno con mas dudas que certezas sobre su futuro, disparó un jonrón de dos carreras ante Lance McCullers Jr., para dar temprana ventaja a los suyos.

A la vez, Charlie Morton, veterano abridor de Tampa Bay, con pasado en Houston -fue campeón de la Serie Mundial en 2017- se mantuvo inmaculado hasta el sexto tramo y dio paso al bullpen, que aunque permitió dos carreras, logró resolver con éxito las intentonas de los Astros. La buena defensa, siempre presente en el club de Florida, volvió a ser factor clave para asegurar el triunfo 4x2 y el pase a la Serie Mundial.

 

¿ESTÁN MATANDO EL BEISBOL?  

Algunos expertos creen que estos equipos que invierten poco están acabando con el negocio del beisbol, pero, la realidad es que casos como el de Tampa Bay le dan otra visión, una muy interesante sobre cómo distribuir los recursos eficientemente y dónde invertirlos para obtener los resultados deseados.Además ratifica que no siempre el que más gasta es el que más gana. Más bien, demostró que muchas veces cantera mata chequera.

Mientras algunos equipos se gastan cientos de millones en contratos para un solo jugador, Tampa Bay invierte mucho menos en toda su nómina para ser competitivos cada temporada, desafiando a los poderosos.Su pelotero mejor pagado es precisamente Morton, quien esta campaña percibe $ 15.000.000.

Los Rays han aplicado el famoso “moneyball” implantado desde principios de siglo por los Atléticos de Oakland y su gerente Billy Bean, pero con mayor éxito, ya que han accedido dos veces a la Serie Mundial (2008 y2020).

El asunto de las nóminas puede ser relativo. Clubes como Pittsburgh, Kansas City o Baltimore, invierten poco y están en la parte baja de la clasificación en sus divisiones. Otros como Tampa Bay, Oakland o los Marlins de Miami estuvieron en los playoffs dando batalla con inversiones bajas. En cambio organizaciones que realizaron enormes gastos como Boston($83.710.390), Mets ($77.603.005), Washington ($68.317.703), Angelinos ($66.040.893), Arizona ($59.998.752) o Filadelfia ($78.643.547), tuvieron que ver el beisbol de octubre desde casa.

Hasta ayer seguían en carrera en la Liga Nacional los Dodgers de Los Angeles, con la segunda inversión más alta en salarios ($107.917.397) de MLB este año y los Bravos de Atlanta ($ 61.165.616), 15ta.

 

UN MVP “BARATO”  

Randy Arozarena, el cubano flamante Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana tiene salario de 90.335 dólares. Bateó .321 con cuatro jonrones y OPS de 1.152. Es el primer novato en la historia que no es lanzador en obtener el galardón en esta instancia o en Serie Mundial.

 

Deja un comentario