Lo bueno y lo malo del chupón

Lo bueno y lo malo del chupón

Lo recomendable es darle el chupón luego del primer mes de vida, y luego de que el niño tenga alrededor de 2 o 2 años y medio se debe ir eliminando para prevenir problemas dentales a futuro.

 

Lo bueno

Ayuda a tranquilizar al bebé en momentos de llanto incontrolado.

Cuando le están colocando vacunas o haciendo algún tipo de examen que le moleste.

Darle al bebé para que use el chupón puede disminuir el riesgo de sufrir síndrome de muerte súbita.

El chupón le quita al niño la sensación de hambre o ansiedad que pueda llegar a tener en cualquier momento.

Lo malo

Si el bebé usa el chupón a muy temprana edad puede que tenga problemas a la hora de alimentarse de leche materna. Por esto es mejor esperar a que el niño tenga más de un mes de vida para darle el chupo.

Los chupones tienen muchos gérmenes y si no se limpia adecuadamente el niño tiene el riesgo de contraer infecciones en la boca o en la garganta.

Si se mal acostumbra al niño a tener el chupón cuando se va a dormir, este se le puede caer durante la siesta y hará que el menor se despierte a cada rato.

Si el pequeño ya ha superado los 2 años de edad y continua usando el chupón, éste le va a provocar problemas en sus dientes.

 No más chupón

Los niños se vuelven dependientes de él y es difícil quitárselo. Los padres pueden probar distintos métodos para que su hijo deje de una vez por todas el chupón.

Puedes pedirle al pediatra que le mande un medicamento que tenga mal sabor para aplicarlo en el chupón antes de que lo vaya a usar, lo más probable es que lo deje de lado. Otra forma un poco más desesperada es perderlo, y otra más pacífica es leerles cuentos donde hablen del tema y que él comprenda.

Deja un comentario