Al joven catequista lo mataron sus compañeros

Al joven catequista lo mataron sus compañeros

|| Agencias Nacionales
|| Fotos Cortesía

 La venganza, sería el móvil final del terrible asesinato de Ángel Ortega, desaparecido desde 2019

En una primera versión las fuentes policiales informaron que a Ángel Isaac Ortega Romero, un joven catequista de 19 años de edad, desaparecido desde el año 2019 en el estado Aragua, lo habían matado para robarlo, pero este martes el comisario general del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), ofreció la versión definitiva, los victimarios fueron sus propios compañeros.

Los implicados identificados por Rico como: Edwar Josué Guzmán Moreno (28), apodado “Sexo”; Aron Moisés Delgado Landaeta (21), apodado “el Varón”; Carlos Daniel Padilla Vergara (20) conocido como “el Colombianito” y José Francisco Hernández Medina, alias “el José”, trabajaban con Ángel en una empresa de donas.

“Ángel se habría percatado que Eduar José y Aron Moisés, sustraían mercancía de la empresa, lo que originaba discusiones entre estos”.

Según lo narrado por el comisario, los homicidas bajo engaño invitaron a salir al joven y aprovecharon para ocasionarle la muerte, dejando su cuerpo en un terreno baldío. Con el pasar de los días regresaron al sitio del hecho e introdujeron los restos de la víctima en el bolso donde fueron hallados y lo dejaron en la hacienda La Providencia, en la Intercomunal Santiago Mariño, jurisdicción del estado Aragua.

 

¿Cómo descubrieron el hecho?

El máximo representante del Cicpc no ofreció detalles de cómo habían logrado esclarecer el crimen, pero según fuentes extraoficiales, el cuerpo detectivesco interrogó a Edwar Josué Guzmán, quien bajo presión policial confesó lo sucedido.

El pasado viernes en horas de la noche, Guzmán habría llevado a los funcionarios al sitio del suceso, donde hallaron los restos de Ángel, ya convertidos en osamenta.

El sábado, fueron halladas otras evidencias que terminaron de certificar que se trataba del joven desaparecido en 2019. Odontogramas forenses y otras pruebas de antropología constataron la identificación.

El implicado reveló los nombres de sus cómplices en el crimen, alias “el Colombianito” y “el José”, ambos prófugos de la justicia. De Aron Moisés Delgado Landaeta no se ofrecieron detalles.

A través de un comunicado, la Diócesis de Maracay lamentó lo sucedido con Ángel, quien es recordado como un joven noble, respetuoso y educado, dispuesto para los servicios de la Iglesia católica, que deja un profundo dolor entre familiares y amigos por tan repentina y fatal partida.

 

Deja un comentario