Empresas han migrado 70% de sus puestos al teletrabajo

Empresas han migrado 70% de sus puestos al teletrabajo

Según los especialistas del área, la pandemia ha aumentado los índices de desempleo

Con la llegada del teletrabajo por la pandemia la relación laboral experimentó cambios y en la actualidad “la jornada de trabajo es algo que quedó obsoleto en el mundo, se está trabajando simplemente por proyecto”, así lo aseguró la presidenta de la comisión de asuntos laborales de Conindustria, Maryolga Girán.

Aunque no existen cifras reales, la especialista en derecho laboral estima que las empresas “han migrado 70% de sus puestos al teletrabajo”.

Sobre la conveniencia de una ley que norme el llamado “home office”, considera que debe haber consenso para que se dé una discusión “sana”, sin parcialidades ideológicas, sino que se regule de manera eficiente, equilibrada y equitativa para todas las partes.

Destacó que el venezolano ha aprendido a laborar bajo el formato del teletrabajo en condiciones adversas por la situación de los servicios públicos.

“Nosotros no tenemos cultura del teletrabajo, ingresamos a esta nueva forma de manera abrupta y por la puerta de atrás, pero creo que ya al día de hoy se ha normalizado bastante las condiciones, los horarios, ahorita se está trabajando mucho más por objetivos que por jornadas”.

Recomendó que bajo esta nueva modalidad, las condiciones laborales deben ser conversadas entre trabajadores y empleadores. 

EFECTOS PSICOLÓGICOS

Tensión, estrés, agotamiento mental, es parte de lo que se puede enfrentar, si no se está acostumbrado a trabajar de esta manera.

“No contamos con una disciplina que nos ayude a organizarnos. Esto hará que nos sintamos menos eficaces y caigamos en una sensación constante de estrés y sobrecarga laboral, o que afecte a nuestros horarios y ritmos biológicos”.

Workalcoholic: o lo que es lo mismo: adicción al trabajo. La sobrecarga de trabajo puede llevar a algunas personas (con ciertas características) a la adicción al empleo. “Si antes nos podíamos pasar horas y horas en la oficina, ahora nos es más difícil desconectarse, porque tenemos la oficina en casa”.

Fragilidad y vulnerabilidad emocional: Es frecuente sentirse más ansiosos, irritables, tristes, con miedo e inseguros.

Sensación de aislamiento por falta de contacto físico: La virtualidad ha cambiado la manera de comunicarnos y relacionarnos. En ocasiones la soledad y el aislamiento genera situaciones de inseguridad y temor, además de la pérdida del rol a nivel laboral y social, lo que puede provocar falta de sentimiento de pertenencia a la organización.

Deja un comentario