El ajo, un gran aliado para la salud

El ajo, un gran aliado para la salud

El consumo de ajo proviene de tiempos remotos. Pertenece a la familia de las Liliáceas y al género Allium, en el que se incluyen, a su vez, otras populares hortalizas como las cebollas y los ajoporros. Se trata de un bulbo formado por diferentes dientes, recubiertos de una fina capa blanca parecida al papel.

Debido tanto a sus innumerables aplicaciones culinarias como a sus saludables, se ha convertido en un ingrediente imprescindible en buena parte de los platos que conforman nuestra gastronomía. Pero, también es muy solicitado para mantener la salud al día.

De los componentes importantes que existen en el ajo pueden mencionarse los siguientes: hidratos de carbono, manganeso, grasas, proteínas, cobre, zinc, calcio, hierro, niacina, bromo, yodo, selenio, cloro, potasio, sodio, fósforo, azufre, silicio, celulosa, agua y vitamina B1, B6, C y A.

Lo ideal es consumir un ajo crudo diario para aprovechar sus beneficios. Después de masticarlo puede masticar una hoja de menta fresca para eliminar ese mal aliento

Los elementos contenidos en el ajo le otorgan numerosas propiedades curativas y preventivas, entre ellas:

* Es anticoagulante, ayuda en los trastornos de índole circulatorio tales como hipertensión arterial e hiperlipidemia recuperando sus niveles favorables.

* Es antioxidante, por lo que los metales pesados que se acumulan dentro del organismo logran depurarse a la vez que neutraliza los radicales libres que provocan el envejecimiento de las células del cuerpo.

* Como digestivo facilita la actividad intestinal y de la vesícula biliar, estimula los jugos digestivos de manera óptima para llevar a cabo una buena digestión de los alimentos e impide que sucedan fermentaciones gástricas que producen indigestión y malestares estomacales.

* Ayuda a prevenir y a tratar los problemas relacionados con los riñones y la vejiga.

* Fortalece el sistema inmunitario, es el mejor antibiótico natural.

Deja un comentario