Así es como la comida chatarra te acerca a la depresión

Así es como la comida chatarra te acerca a la depresión

Comer comida basura es una de las peores cosas que puedes hacerle a tu cuerpo, y también a tu mente, ya que existe una fuerte relación entre este tipo de alimentos (altos en grasas saturadas, harinas refinadas y azúcares añadidos) y nuestro estado de salud mental.

En concreto, varios estudios han señalado que las personas que consumen esta comida con frecuencia tienen mayores probabilidades de sufrir depresión.

A mayor índice glucémico, más riesgo de depresión
Un estudio realizado por el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia quiso averiguar si los alimentos con un alto índice glucémico (una escala que clasifica los alimentos con un alto contenido en carbohidratos por cuánto suben los niveles de glucosa después de consumirlos) estaban asociados a mayores probabilidades de depresión.

Analizaron datos dentro de los cuestionarios de la Women’s Health Initiative, realizada para conocer más sobre la salud de las mujeres más allá de la menopausia, un grupo poco estudiado. Acotaron la información a la proveniente de unas 70.000 mujeres, ninguna de ellas depresiva al comenzar el estudio.

Los datos mostraban que seguir una dieta con un alto índice glucémico, incluidas aquellas ricas en harinas refinadas y azúcares añadidos, se asociaban a mayores probabilidades de depresión. En cambio, algunos aspectos de la dieta parecían tener el efecto contrario, como por ejemplo la fibra, comer cereales integrales, frutas y verduras frescas y enteras o la lactosa, un tipo de azúcar que proviene de los lácteos y que se sitúa en una posición baja dentro del índice glucémico

Más comida rápida, más depresión (y al revés)
Otro estudio, realizado en España, también ha tratado de ahondar en la relación entre comida basura y depresión. Realizado por científicos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria concluyeron que las personas que consumen a menudo estos alimentos tienen una probabilidad un 37% mayor de desarrollar depresión que las que no los consumen nunca o casi nunca, y que a medida que aumenta la cantidad ingerida, aumentan también esas probabilidades.

Los investigadores estudiaron a un grupo de casi 9.000 personas durante un tiempo de entre 2 y 6 años como parte de un análisis a largo plazo. Al principio del estudio ninguno de ellos había sido diagnosticado con depresión o tomaba antidepresivos. Al terminar, unos 500 habían sido diagnosticados o tomaban esta medicación.

Se pidió a los participantes que informasen de con cuánta frecuencia comían alimentos de una determinada lista, que incluía cosas como hamburguesas, salchichas, pizza o bollería industrial azucarada.

Los autores observaron que cuanta más comida rápida se come, mayor es el riesgo de depresión, y que la correlación ocurre también a la inversa: cuánto más deprimido estás, más probable es que comas grandes cantidades de comida basura.


Globovisión

Deja un comentario