Hermana de Orlando Abreu: Exigimos la pena máxima

Hermana de Orlando Abreu: Exigimos la pena máxima

|| Luis Chunga
|| Foto Cortesía

Confesó que luego de la muerte del aragüeño, tuvo que salir de Perú en resguardo de su integridad

María José Abreu, hermana de Orlando Abreu, joven aragüeño asesinado en Perú el pasado mes de enero, aseguró que “no hay dinero que valga, ni que devuelva la vida a mi hermano”,  por lo tanto, pidió a la justicia peruana que imponga la pena máxima (cadena perpetua) para Oscar Narro, alias “Cara cortada”.

Sugirió también a las autoridades la detención de Mariela López, quien vive cerca del mercado de Trujillo y sería la que alentó a Oscar Narro para que accionara de forma violenta en contra del joven Abreu.

Según María José, López repetía que podía aceptar a cualquier venezolano trabajando en el lugar, menos al aragüeño. “Es por eso que pienso que fue un acto de sicariato o por el cobro de una vacuna, incluso si ustedes escuchan en el video el asesino dice -te metiste con la persona equivocada”-.

Rechazó la propuesta del abogado defensor del homicida, quien en días pasados dijo que habrá una indemnización para los familiares de la víctima.

"Nosotros no pedimos dinero, sino que se haga justicia. Exigimos la pena máxima para el criminal, así como él no tuvo condolencia con mi hermano, que la justicia peruana tampoco la tenga con el asesino”.

Aseveró que la defensa miente cuando dice que “nosotros éramos amigos del asesino. No teníamos ninguna relación de amistad ni de trato, falso que era nuestro amigo”, aseguró

 

ASEDIADA  

La joven venezolana logró contar a través de una entrevista telefónica, que luego de la muerte de su hermano tuvo que salir de Perú, amenazada por quienes le quitaron la vida a Abreu.

 “Comencé a recibir muchas amenazas, tuve que vender mis cosas, nosotros salimos de Venezuela buscando un futuro, queriendo hacer las cosas bien, pero la vida de mi hermano se esfumó en manos criminales”, expresó.

Confesó que para poder cremar el cuerpo de Abreu, recibió ayuda de “gente buena y bondadosa”, entre peruanos y venezolanos que trabajan en el mismo mercado donde ocurrió el homicidio.

 “Gracias a Dios que ese video salió a la luz pública porque a partir de allí hubo más presión internacional para que la policía se movilizara y capturara al asesino”.

 

 

 

“No juzgo a ningún peruano ni a ningún venezolano, solo hago un llamado a la calma que no tomen la justicia por sus propias manos. Quiero decirle al pueblo peruano que los venezolanos somos gente buena y trabajadora”.

Deja un comentario