Un pedacito de Alemania se mantiene en Aragua

Un pedacito de Alemania se mantiene en Aragua

|| Yirvis Vásquez
|| Foto Cortesía

Cada 8 de abril los colonieros celebran 178 años de la fundación del poblado turístico 

El pueblito alemán turístico para residentes de Venezuela y visitantes hoy arriba a sus 178 años de fundación. Conocido como La Colonia Tovar, está ubicado en el estado Aragua y su nombre se debe al político, abogado y diplomático venezolano Manuel Felipe Tovar, quien cedió unas tierras ubicadas en la entidad para que allí se asentara un grupo de inmigrantes europeos en el siglo XIX.

Su fundación se remonta al año 1840, cuando el entonces presidente José Antonio Páez pidió reformar las leyes de inmigración del país. Acababa de culminar la guerra de Independencia, el mandatario vio la necesidad de repoblar los campos abandonados y para ello pensó en “propiciar la traída de emigrantes europeos”.

 

DE LA SELVA NEGRA

Durante la llegada de la pandemia del COVID-19 al país, su turismo de ha visto afectado. Pero un interesante museo cuenta todo acerca de su historia, tradiciones, costumbres y su gente. Los hoteles, típicamente alemanes, ofrecen la comida propia de la vieja Alemania con materia prima venezolana.

La encantadora Iglesia del pueblo, de culto católico dedicada a San Martín, que exhibe una indiscutible arquitectura estilo “selva negra”, hace sonar sus campanas los domingos anunciando la hora de la misa.

Los visitantes disfrutan el bucólico y acogedor ambiente, caminan por sus lindas y estrechas calles, hacen excursiones por las frías montañas y regresan para un vino o chocolate caliente que pueden beber en cualquier refugio de madera junto a una chimenea; también adquieren los productos, frutas, mantequillas, leche, vinos, cervezas, mermeladas, galletas y dulces, siempre frescos, cultivados y preparados por los propios colonos a partir de sus técnicas ancestrales.

La neblina de la tarde ha hecho suspirar a más de una pareja de recién casados que escoge el lugar para su luna de miel.

 

TRISTES PARTIDAS

El 5 de octubre de 2020, el alcalde en función Esteban Bocaranda, perdió la lucha contra el COVID-19 luego de unas complicaciones. Conocido en el medio como un hombre, alegre, humano y fuerte, llevó las riendas de la “pequeña Alemania” en tres períodos.

Es de mencionar que el año 2013, el entonces alcalde Alfredo Durr, también falleció por complicaciones de su salud.

Deja un comentario