A defender la Constitución

A defender la Constitución

Sin importar el costo de su permanencia en el poder y con una ambición desmedida expresada en una represión brutal cuyo saldo ya alcanza los 63 muertos, casi 3.000 detenidos, 355 civiles llevados irregularmente ante tribunales militares, Maduro insiste en meter al país en una guerra civil con un mayor derramamiento de sangre, al empeñarse en realizar una falsa Constituyente en la que una minoría aplaste a la mayoría.

La solicitud de aclaratoria planteada por la Fiscal General al TSJ, es una oportunidad para la rectificación y evitar que se produzca un retroceso ilegal del carácter progresivo de los Derechos Humanos. No puede ser transferida la soberanía popular a ningún poder constituido y menos a un presidente deslegitimado y devaluado como Maduro.

La convocatoria a una Constituyente y el nuevo texto constitucional deben ser aprobados por el pueblo. Si le temen a los venezolanos para convocar la Constituyente, nadie les puede creer que van a someter una nueva Constitución al referendo aprobatorio.

Como en las bases comiciales de Maduro no se define el lapso de duración de esa constituyente falsa, es evidente que lo que se pretende es tomar por asalto al Poder Legislativo que representa la voluntad de 14.000.000 de electores y convertir a ese mamotreto llamado constituyente en una nueva arma al servicio de la dictadura.

La FAN está obligada a exigir a Maduro que desista de su intento de meter a Venezuela en una confrontación sangrienta con la convocatoria anticonstitucional de una falsa constituyente hecha a su medida.

El llamado a los militares no es a que tomen el poder, sino a que finalmente cumplan su papel y hagan respetar la Constitución.

Los venezolanos no queremos una nueva Constitución. Lo que exigimos es la realización inmediata de elecciones libres con un renovado CNE, la apertura del canal humanitario, la liberación de los presos políticos y manifestantes detenidos, el cese de la persecución política, el retorno de los exiliados, la anulación de las ilegales inhabilitaciones y el respeto a la Asamblea Nacional, es decir, el restablecimiento del orden constitucional.

Ahora más que nunca hace falta ratificar y fortalecer el esfuerzo unitario ampliando y descentralizando la protesta. La gente quiere ver a los principales líderes de la oposición y de la sociedad en general, unidos en una propuesta esperanzadora que nos permita avanzar sin desmayar hacia el cambio urgente que reclama Venezuela.

 

Carlos Tablante

 

 

Deja un comentario