Carlos Osorio: ¿Nuevo ministro de la Defensa?

Carlos Osorio: ¿Nuevo ministro de la Defensa?

En la primera página de UN de fecha 8/6/2015 aparece una promesa de las tantas incumplidas por el régimen del autócrata Maduro. Decía el titular que “en dos meses estará resuelto el abastecimiento”. El anuncio lo hacía el general Osorio como ministro de Alimentación, el mismo que aparece vinculado en nuestras denuncias sobre corrupción en la importación de alimentos por su relación con el cuestionado proveedor Naman Wakil.

No sólo no se ha cumplido lo ofrecido sino que dos años después se cuentan en decenas las muertes por desnutrición, sobre todo infantil y las desgarradoras imágenes de venezolanos buscando comida en basureros. 

 

Actualmente Osorio desempeña el cargo de Inspector General de la FANB y suena como  próximo ministro de la Defensa.

Esta semana hemos sabido que el MP ha intensificado la investigación sobre Wakil y sus oscuros negocios como proveedor. Anteriormente hemos descrito el modus operandi de este seudo empresario relacionado con sobreprecios y sobornos a través de empresas de maletín.

Del mismo modo, hay evidencias contundentes de que Wakil hizo transferencias por varios millones de dólares a una cuenta en un banco suizo de los cuñados del general Osorio durante su gestión al frente del ministerio de Alimentación y CASA.

En vez de aprovechar la interpelación acordada por la AN durante la investigación del caso para dar a conocer su versión de los hechos, Osorio inició una campaña de terrorismo judicial contra mi persona y los diputados Ismael García y Carlos Berrizbeitia. 

En la actualidad hay un mandamiento de conducción (orden de captura) en mi contra que se ha manifestado con una hostilidad que pone en evidencia la verdadera intención que es la de amedrentar y evitar las sanciones legales a quien realmente ha violado la ley y que por su actual poder trata de eludir su responsabilidad al frente de los graves hechos que han repercutido en la salud y calidad de vida de millones de venezolanos.

Debido a que, como he sostenido, actualmente no hay Estado de Derecho en Venezuela y algunos jueces actúan como sicarios judiciales, he decidido no entregarme a los carceleros al servicio de los altos funcionarios del debilitado y cuestionado poder madurista, a pesar de tener todas las pruebas que sustentan mis denuncias, las cuales entregué al MP hace un año.

Una vez que se restablezca la legalidad en Venezuela, me haré parte del juicio que debe establecerse contra quienes saquearon al país.

Carlos Tablante

Deja un comentario