29.9 C
Maracay
viernes 30, septiembre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Tradición de la quema de judas va desapareciendo en Aragua

|| Luis Chunga

La intervención de la política ha generado que la gente abandone esta costumbre, por miedo

A paso lento, la tradición de la quema de Judas, va desapareciendo en la mayoría de los municipios de Aragua.

Esta costumbre de corte religioso es una de la más antiguas de Venezuela. El primero que ardió en llamas fue un muñeco que representó en el año 1499 a Américo Vespucio, por engañar a los indios dándoles unos espejitos y baratijas para ser cambiadas por perlas y hacer que le construyeran un bergantín (barco de vela).

El primer Judas que se quemó en Caracas fue en 1801 y luego se hizo común quemar a Judas el Domingo de Resurrección.

En esta actividad el pueblo expresa sus quejas y descontentos en relación con ciertos acontecimientos en el barrio, el municipio, la región o el país.

Desde la populosa comunidad de San Vicente, los vecinos como Antonio Muchacho, relatan que “esa tradición desapareció en la comunidad, el problema es que se politizó y entonces en la quema la gente ya no participa por miedo, esa tradición va desapareciendo” dijo.

En el barrio San Carlos, el vecino Juan Peralta dice: “Recuerdo que en años anteriores, por esta fecha ya teníamos al Judas listo, le colocábamos cohetes entro de la ropa, la gente colaboraba con unos cuantos reales y luego terminábamos con una sopa, todo eso se perdió porque los partidos políticos metieron la mano y la gente comenzó a tener miedo”.

Martha Sofía Mendoza agregó: “Yo era una de las primeras mujeres de Santa Rita que daba unos cuantos reales, antes de quemar el muñeco se leía un testamento y la gente se divertía sanamente por la creatividad de quienes habían hecho ese escrito, ahora todos tienen miedo porque la política y la ideología metieron sus manos”.

Finalmente, Pedro Andrade, recuerda que “en Rosario de Paya, la quema de Judas se convertía en una fiesta popular, chicos y grandes gozábamos, la tradición era bonita, la gente seleccionaba al Judas del año, pero todo se acabó. En la vida real los judas se van reproduciendo por tanta maldad, delincuencia, envidia, pobreza, infidelidad y hasta violadores” señaló.

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES