20.7 C
Maracay
lunes 27, junio 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

¿Qué es esencial para desarrollar una nueva ciudad en el futuro?

Hudson Yards:

Hudson Yards es una zona relativamente nueva de la ciudad de Nueva York. Es el proyecto en desarrollo más grande de los Estados Unidos con 2,400,000 m2 en total. Diseñado por numerosas oficinas de arquitectura nacionales e internacionales y desarrollado por Related Companies y Oxford Properties, firmas desarrolladoras locales de la ciudad de Nueva York. Está localizado en la parte oeste de la ciudad de Manhattan, es un proyecto que incluye: residencias, comercio, hotel, espacio público y privado. Comenzó a construirse en 2012 y se terminará en 2024.

La función y la importancia del espacio público y el comercio en Hudson Yards es crucial para entender cómo desarrollar nuevas ciudades en el futuro. El desarrollo de uso mixto de Hudson Yards se creó en torno al plan de transporte público de la ciudad de Manhattan (MTA) accesibilidad y espacio público. El comercio parece ser un programa esencial en el uso mixto del desarrollo y en la interfaz del espacio privado con el ámbito público. La evaluación de los dos usos se hará en la primera fase completa del desarrollo. Hudson Yards ofrece 14 acres de espacio abierto, pero ese espacio parece ser público. Analizando el plan maestro diseñado por Kohn Pedersen Fox (KPF), una firma de arquitectura local en la ciudad de Nueva York, revela la planificación urbana, centrándose en el espacio público como función principal para el desarrollo de la zona que empezó completamente virgen. El plan crea pasillos y plazas íntimas más pequeñas todas conectadas a las calles alrededor del proyecto y que culmina en una plaza central en medio del sitio. El diseño del espacio abierto en el plan recuerda a Rockefeller Center y su integración exitosa de una red de espacios públicos que rompió los grandes bloques del centro, desarrollado en 1930-1939. En Hudson Yards, sin embargo, los diseñadores y desarrolladores parecen haber logrado el efecto contrario. Los espacios abiertos de Hudson Yards parecen carecer de una sensación de espacio público. La primera fase prevista sobre los patios ferroviarios de MTA (la compañía tranviaria de la ciudad) tiene una plataforma elevada, que está desconectada de las calles de la ciudad. Al cambiar la elevación, la parcela misma queda aislada y menos visual y físicamente accesible desde los barrios circundantes. La plataforma elevada es sólo accesible desde tres puntos; el norte y la estación de metro planificada de la ciudad de Nueva York, el sur y Highline, así como hacia el oeste a través de un camino de entrada. Como sugiere Kimmelman, KPF no diseñó un plan urbano, sino una supermanzana (Kimmelman, 2019). Dentro de la supermanzana, seis torres y dos objetos (edificios de baja altura) se forman alrededor de la plaza central. Cada uno representa un programa diferente en el desarrollo de uso mixto. La oficina y la vivienda se encuentran dentro de las torres; la cultura está alojada en el Galpón, y la venta al por menor en el centro comercial. Sin embargo, esa noción de publicidad del espacio abierto de Hudson Yards se reduce aún más. La plaza central, aparentemente abierta en KPF Masterplan, está ocupada por la escultura de Heatherwick, llamada “Vessel” un camino de entrada que sirve al centro comercial adyacente. El Vessel es un espiral de escaleras de $200 millones de dólares, a pesar de que se anuncia como un atractivo urbano, parece ser utilizada como un jardín de vanidad. La oportunidad para la espontaneidad y apertura del espacio público dentro del desarrollo parece sucumbir al espectáculo privado planificado previamente. La supermanzana de Hudson Yards contiene la idea de urbanismo y espacio público pero parece privatizarlo y desconectarlo de la comunidad circundante.

El comercio en Hudson Yards está representado únicamente por el centro comercial de 720,000 pies cuadrados.

El centro comercial en sí no parece novedoso. Está organizado de abajo hacia arriba, la parte inferior es la más alta, con algunos restaurantes con vista al Vessel y un patio de comidas. Durante su horario de funcionamiento, se sirve como entrada y descenso privado al espacio abierto elevado del proyecto desde la 10ª Avenue.

Foto cortesía Curbed
Foto cortesía Curbed

El uso del retail, en este caso, es muy similar al del centro comercial de Time Warner Center desarrollado por Related Companies también. La actividad comercial está contenida en un centro empresarial comercial que mira hacia adentro y que parece ignorar la interfaz del proyecto con el espacio público. Si se descartan las curvas de la fachada de vidrio de Jamie Carpenter Architects, el centro comercial ofrece una experiencia de compras similar a la de cualquier centro comercial suburbano, con mucha luz, pasillos amplios, múltiples pisos, variedad de tiendas y aire acondicionado continuo.

La concentración del uso del comercio en un edificio limita la interacción del espacio privado y público. En el Rockefeller Center, la planta baja está llena de tiendas de diferentes escalas, restaurantes y cafés que llevan al visitante a explorar y crean una calle vibrante. La planta baja de las torres en Hudson Yards, solo albergan vestíbulos y amenidades para los residentes o trabajadores arriba. La mezcla de usos en el proyecto parece quedarse solo en la idea.

La distribución programática de todo el desarrollo parece ser: torre es igual a oficina o residencial y centro comercial es igual al comercio. La sinergia y el pluralismo de programas en un desarrollo de uso mixto parece perderse en la individualidad de los edificios singulares.

Uso mixto de Comercio y Espacio Público

Los desarrollos de uso mixto que utilizan el comercio y el espacio público en su combinación de programas para el diseño y desarrollo de ciudades es lo que hoy día está actualmente diferenciando el horizonte de Manhattan y posiblemente el futuro de otras ciudades. El comercio y el espacio público se utilizan como interfaz principal para integrar el espacio privado y público en la ciudad. El objetivo es evaluar la idea del comercio y espacio público en desarrollos contemporáneos de uso mixto en Manhattan y en otras ciudades del mundo. Esto se logra a través del estudio de la implementación histórica de estos dos usos, la determinación de los factores que influyen en su viabilidad financiera y en la forma en que las entidades tanto público-privadas ayudan a su formulación. Hudson Yards es el mejor ejemplo de proyecto ya que es un desarrollo nuevo en la ciudad de Nueva York. El proyecto revela que tiene una variedad de diferentes mezclas de usos, antecedentes y partes interesadas para la creación de una nueva ciudad. Hudson Yards se centra en la utilización de comercio y espacio público, buscando una mayor comprensión de la idea y el programa en el desarrollo de un proyecto. Finalmente, se sugiere el uso y la priorización comerciales y espacios públicos en la planificación de desarrollos de uso mixto, la creación de alianzas público-privadas que apoyen la implementación de ambos programas dentro de un equilibrio mixto de usos. La idea concluye proponiendo una discusión ampliada sobre el objetivo de los dos usos en desarrollos de uso mixto por parte de estudiantes y profesionales.

AUTOR

Miriam Andreína Rendón, es una venezolana arquitecta y desarrolladora viviendo en la ciudad de Nueva York.

Egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV – FAU), Universidad de Pratt Institute y de la Universidad de New York University (NYU).

  • Instagram: @miriam.andreina.rendon
- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES