26.9 C
Maracay
lunes 28, noviembre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Inician la reconstrucción de un poblado arrasado por la fuerza de la naturaleza

|| Redacción El Periodiquito

A pesar que para muchos “es difícil” hallar sobrevivientes, la búsqueda no continúa, mientras que comerciantes se esperanzan en la posibilidad de recuperar lo perdido

Los residentes de Las Tejerías apenas tuvieron unos segundos para ponerse a salvo en la tarde del pasado sábado, cuando grandes cantidades de agua, lodo, escombros, piedras y árboles cayeron sobre ellos por las laderas de las montañas que flanquean el municipio de al menos 54.000 habitantes.

Pequeños comerciantes intentan recuperar lo poco que les dejó el arrase de la crecida. Foto Fernan Hernández

Vecinos de las barriadas El Beisbol y La Hoyada reportan decenas de desaparecidos, mientras que las cifras oficiales dan cuenta de más de 60 personas sin ubicar y una cifra que supera los 40 fallecidos.

A más de 72 horas de lo que se podría considerar la mayor tragedia natural del país en lo que va de siglo XXI, las labores de rescate se intensificaron este martes, pero entre brigadas coinciden en que “difícilmente” será posible encontrar sobrevivientes.

Donde una vez funcionó el matadero ahora está desolado. Foto Fernan Hernández

“Han pasado días ya, si no murieron por el golpe de las ramas y las piedras que trae el río, murieron de hipotermia”, dijo a la AFP un funcionario de Protección Civil Aragua que pidió anonimato.

“Uno se va guiando por el olor (a descomposición), y hoy huele en varias casas”, agregó un bombero del estado Carabobo.

Los habitantes llevan a los rescatistas a las zonas donde creen que sus seres queridos pueden estar, pero son conscientes de que los cuerpos pudieron haber sido arrastrados por la corriente. Los vecinos los apoyan desesperados usando picos, palas o lo que encuentran, pero las toneladas de lodo complican las labores.

Así quedó la empresa automotriz de la zona. Foto AFP

“Las Tejerías ha enfrentado esto con mucha valentía porque salimos a patear el barro, pero nos duele ver tantos niños muertos, la gente está pisada por el lodo”, dijo Magaly Mujica, de 73 años, mientras organizaba donaciones de ropa dentro de una iglesia.

El servicio de electricidad y telefonía móvil ya fue restituido en la zona, aunque “la luz es inestable”, según dijo uno de los residentes, mientras se mantenía interrumpido el servicio de agua que afecta a unas 10.000 familias. El alud arrastró montaña abajo las tuberías y los equipos de bombeo de agua en varios sectores devastados.

Un poblado que intenta recuperarse no solo del impacto material, sino emocional del talud. Foto AFP

LAS PÉRDIDAS ECONÓMICAS

Ricardo Molina, diputado a la Asamblea Nacional, estimó que no menos de 20 complejos industriales y comerciales sufrieron afectaciones considerables por el deslave que sufrió la localidad de Las Tejerías.

Entre las infraestructuras afectadas se incluye una planta ensambladora de vehículos Chery, de fabricación China; así como un liceo y dos escuelas. Numerosos pequeños comercios también fueron destruidos luego del desmoronamiento de parte de la montaña.

La Montserratina, probablemente una de las empresas de charcutería y embutidos más destacadas de Venezuela, también fue declarada en pérdida total.

El Matadero Municipal de Tejerías fue el primero en recibir el talud del pasado sábado. De hecho, las paredes de este complejo impidieron que algunas casas a su alrededor fueran arrastradas en su totalidad.

En el llamado “Galpón 8”, las aguas arrasaron pasadas las seis de la tarde del 8 de octubre y varios testimonios indican que unos hombres buscaban al vigilante llamado Daniel, mejor conocido como “El Portu”, pues minutos antes lo habían visto en su puesto de trabajo. Allí se almacenaban numerosas gandolas y conteiners.

Otra gran empresa con daños casi totales fue la Mack de Venezuela, asentada en Las Tejerías, junto a ella, decenas de pequeños comercios y locales de atención al público cuya pérdida es total.

Trabajadores de la zona estiman que el 75% quedó destruido, aunque en el primer balance se indicó que 15 empresas habían resultado afectadas.

Desde la Asociación de Industrias y Comercios de Tejerías (Asoinco), también trabajan con los comerciantes que registran pérdidas parciales o totales de sus negocios, al asegurar que las lluvias habían generado estragos en el sector desde el pasado jueves.

EL DATO

Expertos del departamento de Meterología e Hidrología de la Universidad Central de Venezuela (UCV) estiman que este año será el “quinto o sexto” más lluvioso de los últimos 70 años. En septiembre por ejemplo llovió 157,9 mm, 80% más a los valores de todos los septiembres hasta ahora registrados y muy superior al promedio mensual que es 111,2 mm.

“Un proceso natural”

El deslave ocurrido el pasado sábado en Las Tejerías fue producto de un “proceso natural” de la montaña, explicó el profesor de la UCV y especialista en amenazas geológicas, Feliciano de Santis. 

“Cuando las lluvias son continuas, la cordillera, por razones tectónicas, crece y expulsa rocas y sedimentos para mantener su tamaño. Pero, ¿qué pasa cuando eso baja? ¿Qué se consigue? A una población” instalada en zonas vulnerables y ocurre el desastre”.

Según De Santis, en Venezuela hay varios poblados en zonas montañosas y boscosas que tienen sus casas cerca de las orillas de quebradas y ríos, “construidas sin la distancia respetable al agua o con las obras hidráulicas necesarias”.

Y se han hecho “millones” de evaluaciones sobre la vulnerabilidad de las zonas, añadió el experto, “pero hay poca regulación gubernamental”.

En Las Tejerías, por ejemplo, los rescatistas coinciden en que las casas arrasadas en los alrededores de las quebradas no debieron estar allí, pero “la necesidad de la gente lleva a construir viviendas en zonas como esa”.

 

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES