21.9 C
Maracay
miércoles 8, febrero 2023

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Virgen de Belén convoca y fortalece la fe

|| Luis Chunga / Foto Cortesía

Al salir en procesión cesaron epidemias de viruela, sarampión y tos, y en ocasiones de sequía. La imagen. Aragua celebra 313 años de la aparición de su patrona

Muchos piensan, otros no entienden, algunos equivocadamente creen que en el sufrimiento se demuestra la fe, quizá sin darse cuenta que fe significa “certeza de lo que se espera, convicción en lo que no se ve”. Lo mismo sucedió en 1709, cuando el indio José Tomás Purino, descrito por la historia como un hombre sencillo, temeroso de Dios y comportamiento intachable, recibió el don divino de salvar vidas, es por eso que lo eligieron fiscal de doctrina o catequista.

A él se le apareció un 26 de noviembre de 1709, la Virgen de Belén, considerada como un símbolo de amor y humildad.

Su imagen, una mujer sentada encima de la media luna, a sus pies nubes y en su brazo derecho abraza con mirada amorosa al niño Dios.

BENDICIÓN DE DIOS

El sacerdote de la iglesia de San Mateo, Ángel Fernández, resaltó la importancia de la fecha, en la que se celebran 313 años de la aparición de esta advocación mariana, cuarto símbolo en la región y patrona religiosa de la entidad aragüeña.

“La Virgen de Belén es una bendición de Dios para el pueblo de San Mateo, el Señor ha querido mostrarse y regalarnos la presencia material de María Santísima, el Señor siempre se fija tal vez en el olvidado, en el pobre, humilde, en el menos sobresaliente para mostrar a partir de allí su grandeza”.

El sacerdote se pregunta ¿dónde nació Jesús? Luego contesta “vino a nacer en la aldea más pequeña y humilde, entonces el Señor también quiso que la imagen de la Virgen se manifestara en San Mateo para desde aquí mostrar la grandeza de su amor, su misericordia y la esperanza a toda la comunidad aragüeña”.

En cuanto al aumento de la feligresía, considera que se puede notar a través de la historia, (en 1928 hasta 1965), cuando las coronaciones Canónicas y Arquidiocesanas, llegaron en cantidades desde distintos lugares del país. “Hay que pedirle con mucha fe para que siga acompañándonos”.

El párroco de San Mateo tiene la certeza que “el Señor nos sigue recordando que María siempre nos acompaña y quiere fortalecer el núcleo familiar, quiere bendecir cada hogar, para que siempre sea templo de adoración a Dios”.

EL DESEO DE BOLÍVAR

En aquellos años era tanta la ferviente fe hacia esta representación de María, que el Libertador Simón Bolívar se vio espiritualmente emocionado. Fue un 25 de marzo de 1814, cuando José Tomás Boves sitiaba a San Mateo, y dispuso un ataque sorpresa. Según la historia, Bolívar se postró ante la Virgen, y de rodillas tomó entre sus manos la imagen, salió a la calle y la levantó invocando ayuda para los que defendieran en el fortín.

El milagro ocurrió cuando el granadino Cap. Antonio Ricaurte sacó a todos del fortín y se quedó solo. Cuando llegó el ejército de Boves prendió fuego a la pólvora y pereció con los asaltantes. Los enemigos tuvieron que retirarse.

Son muchos los milagros que se le atribuyen a la Virgen de Belén desde su aparición. Como las lluvias que llegaron en tiempos de sequía, el cese de epidemias de viruela, sarampión y paludismo.

EL SANTUARIO

A partir de 1963 comenzó el proyecto de la construcción del santuario. Se construyó la reliquia de esta advocación mariana en el sitio donde fue hallada. En 2004 fue proclamada como el cuarto símbolo del estado Aragua, junto con la bandera, el escudo, y el himno regional.

Es un santuario de suma relevancia para la comunidad por su significación religiosa. Aquí, el pueblo católico de San Mateo hace ofrendas y pide milagros.

LA APARICIÓN

El indio José Tomás Purino, era un hombre sencillo, temeroso de Dios. Fue un 26 de noviembre de 1709 cuando Purino, mientras partía un tronco en su solar para la leña, observó que de la tierra brotaba una pequeña medalla en la que estaba grabada la imagen de una mujer con un niño en sus brazos y la media luna a sus pies.

Comprendiendo que se trataba de la Virgen María, llevó la reliquia a su casa y la adornó con flores, ofreciendo además sus rezos y plegarias junto a su esposa Inés.

Muy pronto todo el pueblo estaba enterado del hallazgo venturoso y le rezaban el rosario. El sacerdote de la época decidió trasladar la imagen a la Iglesia donde comenzó la veneración con el nombre de Virgen de Belén.

 

 

 

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES

error: Content is protected !!