23.83 °C
Maracay
Inicio Opinión

Opinión

INSTITUCIONES VIVAS
Venezuela heroica

Pesimista esperanzado

El paréntesis del coronavirus pone en pausa el debate nacional y nos recuerda, dramáticamente, el destino común, ese dato tan obvio como subestimado, si no soslayado en los climas de altísima polarización, acerca de cuya causalidad no insistiré porque mi opinión al respecto es más que conocida y ahora no viene al caso. Acaso esta atmósfera coyuntural nos ayude en la reflexión que propongo.

Gps democrático

La solución política a la grave crisis venezolana pasa por la convocatoria a unas elecciones libres, limpias, en condiciones aceptables para todos los competidores. Ese proceso requiere de un árbitro. Éste, por definición, no puede ser jugador de ningún equipo. ¿Aceptaría el Caracas un umpire del Magallanes? ¿Sería lógico que el Barcelona pusiera el árbitro que pitará el juego con el Real Madrid? Con más razón en la justa electoral, y máxime en las que tenemos por delante, donde tanto hay en juego.

Cierre que avergüenza

Me entero, con naturales tristeza y preocupación, del cierre de la unidad de cuidados intensivos del Hospital J.M. De los Ríos, el centro de atención médica pública para niños, niñas y adolescentes más importante del Área Metropolitana de Caracas. Desde hace tiempo vienen advertencias, quejas, reclamos y protestas de padres y madres de pacientes, la gente útil de Prepara Familia, médicos y trabajadores de esa institución inaugurada como Hospital Municipal de Niños en 1936, mudada de su ubicación original en la esquina de Pirineos al edificio de San Bernardino en 1958. Su epónimo, desde 1943, es el galeno valenciano José Manuel De los Ríos (1826-1914), considerado precursor de los estudios de pediatría aquí, porque no hay Venezuela de la “revolución” para acá.

Derechos humanos

La carta de Derechos Humanos de la Constitución venezolana es de las más amplias y prolijas del mundo. Ese es quizás el fundamento de la afirmación de que el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia del artículo 2 constitucional es el Estado Democrático de los Derechos Humanos, como sostiene el profesor Meier Echeverría, lo cual nos colocaría en la vanguardia de la evolución, con sentido progresista de progresividad de la lógica evolución del Estado de Derecho, que ha dado históricamente los pasos de Estado democrático de Derecho, Estado Democrático y Social y Estado Democrático de los Derechos Humanos.

Poder es deber

El poder no hace a quienes lo detentan propietarios de su pueblo. La lógica de este argumento es, si se quiere, elemental. La sociedad es anterior al Estado, que es la organización política creada para servir a lo que buscan las personas al vivir con las otras, el bien común. Así los gobernantes, legisladores y jueces, en cuanto responsables de órganos del poder público son servidores de la idea de bien común. Servidores de la gente, de los hombres y mujeres que forman su sociedad. En nuestro caso, de la ciudadanía de la república.

MUCHO PAÍS

Admiro a la gente que no se deja vencer por el desaliento. En todas las regiones y en todos los sectores, hay gente luchando ante la adversidad. Hombres y mujeres que no se rinden ante dificultades cada vez más exigentes, de esas que sea por su magnitud o porque te tienden una emboscada y cuando crees que avanzas se atraviesan en tu camino, te halan hacia atrás o te empujan para provocar tu caída.

Holocausto

Con el lema “Recordemos hoy y por siempre”, al cumplirse setenta y cinco años de la liberación del campo de exterminio de Auschwits-Birkenau, Naciones Unidas ha decido dedicar el 27 de enero a las víctimas del Holocausto para promover en la sociedad civil “la acción colectiva contra el antisemitismo y otras formas de sesgo para garantizar el respeto por la dignidad y los derechos humanos de todas las personas del mundo”. El venezolano siempre ha sido un pueblo abierto al mundo con profundo sentido humanitario. No debemos permitir que la dura circunstancia nacional, nos aísle y separe de nuestras mejores tradiciones. Lo escribo desde el sentido universal que nos es propio y también, lógicamente, con aprecio y respeto por la comunidad judía venezolana, parte integral de nuestra historia como sociedad.

Todos lo sabemos

Venezuela, dice el artículo 2 de la Constitución, es un estado democrático y social de Derecho y de Justicia que propugna valores esenciales a la dignidad de la persona y “la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”. En el 3 se compromete a la promoción de la prosperidad y el bienestar del pueblo y en el 4 se define como federal descentralizado, pero todos sabemos que hay una gran distancia entre esos postulados y la realidad, por la nociva confusión entre el partido gobernante y el Estado que nos ha desviado hacia estos oscuros y pantanosos derroteros.

Libertad y solidaridad

“Sírveme menos sopa, para que  alcance para más” le dijo un comensal a un voluntario en una de las ollas solidarias que en las parroquias católicas se han organizado. Lo contó en la misa del domingo pasado el sacerdote, y nos ilustraba acerca de realidades que marchan más lejos y más adentro que las teorías y los discursos. Esa persona necesita comer, pero sabe que los otros también y se preocupa por ellos.

Instituciones

La sociedad es más un edificio que un montón de piedras decía Duverger, politólogo y constitucionalista francés, con toda razón. Su Instituciones Políticas y Derecho Constitucional es clásico.

Pirros del siglo XXI

Más de uno pensará que el gobierno se la comió con lo que hizo el domingo a la Asamblea Nacional. Es el razonamiento de Carujo del cual no nos liberamos completamente. La fuerza y la picardía como claves del éxito. “El mundo es de los valientes”, cuenta la historia que el coronel le dijo al Presidente Vargas cuando lo hizo preso. Aunque es muy discutible que sea un acto de valor impedir a la brava, con un plan táctico concebido en la sala situacional de algún comando, la instalación constitucional del último período de sesiones de este Poder Legislativo. No alcanzo a ver el heroísmo de usar cientos de efectivos militares armados, emplazando alcabalas con esas paredes metálicas llamadas murciélagos para que un número suficiente de diputados y los funcionarios parlamentarios no llegara a su trabajo y los medios de comunicación no pudieran cubrir la información y, de este modo, preparar la escena para que la versión oficial fuera la única y quedara asentado que había ocurrido lo que no ocurrió. ¡Cómo si nadie se diera cuenta de la verdad!

Pedro Nikken

Puedo decir que Pedro Nikken quien falleció el pasado martes 10 en Caracas, la ciudad que lo vio nacer. Diría la verdad y diría poco, mucho menos de lo que merece su trayectoria limpia y digna de servidor a ideales concretos para hacer mejor la vida de las personas. Por eso les contaré de mis motivos que tuvo mi afecto por él y que tiene y tendrá mi recuerdo agradecido y comprometido.

Solución pacífica

Hay mucha gente sufriendo en este país. Desde la hiperinflación hasta la violencia, pasando por las dificultades para adquirir alimentos o medicinas o la crisis en servicios públicos básicos como agua, luz o transporte. Gente de todas las edades, de todas las regiones y de todos los sectores.

Venezuela quiere paz

“Venezuela quiere paz”, leo en un metrobus en un lluvioso mediodía caraqueño y estoy de acuerdo. Es el deseo de la mayoría de los venezolanos. Mayoría, por cierto que también quiere que las cosas cambien, porque está inconforme con esta crisis que empobrece su vida y que ya va demasiado larga. Cambio que aspira sea democrático y pacífico, mediante elecciones libres, limpias, justas. Que se pongan de acuerdo para abrir esa vía es su reclamo al liderazgo oficialista y opositor. Pero le cuesta creer que esto sea posible.

Por la gente

Venezuela es nuestro país. Aquí nacimos. Aquí crecimos, nos formamos e hicimos nuestras relaciones y amistades. Nuestros afectos. Aquí está la familia de donde venimos y la que viene de nosotros. Nuestra identidad es ese tejido y sus vínculos con el paisaje, las costumbres y todo lo compartido.

Érase una vez

Érase un país que se cansó de los demócratas. Aunque la mayoría amaba la democracia, una proporción no despreciable de su pueblo hablaba con nostalgia de la dictadura. Una prolongada mala situación, el colapso de un modelo, taponeó los canales de movilidad social en un país acostumbrado a las oportunidades y a las expectativas crecientes en vastos sectores de la población. La fatiga política, el desgano y el deterioro económico, regaron la frase “peor que esto, nada” y entre desencantado e ilusionado, se atrevió a entregar el poder a quien prometía cambiarlo todo, incluso la institucionalidad democrática, en nombre de una democracia verdadera, directa y sin intermediarios, participativa, protagónica. Una revolución.

Ecología integral

Del 6 al 27 del pasado mes de octubre se celebró en Roma el Sínodo para la Amazonía, dedicado a la procura de un futuro sereno para las personas que la habitan, en especial pero no exclusivamente los pueblos indígenas y en reconocimiento a la capital importancia para todos que tiene esa región del planeta de la cual forman parte nuestros estados Bolívar, Amazonas, Delta Amacuro y parte de Apure. La presidencia delegada de la asamblea recayó en nuestro Cardenal Baltazar Porras, junto a los cardenales Pedro Ricardo Barreto peruano y el brasileño Joao Braz de Aviz.

Liderazgo inspirador

Es de recién publicación Churchill, caminando con el destino la nueva biografía del estadista por el destacado historiador Andrew Roberts, muy bien recibida por la crítica. Apenas empiezo a leer el libraco de 1105 páginas, escogiendo capítulos que me interesan.