31.9 C
Maracay
jueves 26, mayo 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Conoce qué estás haciendo mal al limpiar y evítalo

Al momento de limpiar, muchos son los detalles que se deben tomar en cuenta. Esta labor no solo implica barrer y trapear el suelo, por lo que te damos algunas recomendaciones para que no pierdas tiempo al hacerlo.

Con estas ideas que te ofrecemos a continuación podrás limpiar en el menor tiempo posible y sin descuidar ningún área de la casa.

¿Qué haces mal al limpiar?

Quizás estés realizando muchas cosas mal al momento de realizar la limpieza en el hogar y te roben tiempo para otras actividades.

Recuerda que un detallito mal hecho no hace nada, pero a medida que se van acumulando, se origina el caos y recuperar la normalidad, cuesta tiempo, y hasta dinero.

Detalles como las migajas de pan sobre la mesa, el envoltorio de la golosina en un mueble, las gotitas del espejo del baño, las gotas de café en la cocina, entre otros.

Si no se limpian y recogen al momento, se comienzan a acumular y luego la limpieza tomará aún más tiempo, porque, por ejemplo, la mancha se hace resistente.

Errores que se cometen

– Usar el mismo trapo para limpiar el espejo, las puertas del baño y los sanitarios, lo estás haciendo mal. Además de estar llevando las bacterias de un sitio a otro o rayando los cristales.

Se recomienda emplear un trapo distinto para cada tarea y al terminar de usarlo, lavarlo y colgar a secar.

– Pasar horas limpiando las persianas se puede evitar si se utilizan las herramientas adecuadas, por lo que se sugiere utilizar un plumero o una aspiradora.

– No limpiar la lavadora. Acostumbrarse a limpiar este artefacto se alarga su vida práctica y mejora su eficiencia. Además, si no se hace, con el tiempo la ropa acaba saliendo con mal olor.

– No fregar los utensilios según terminas de cocinar te quita tiempo. Lo ideal es que a medida que cocinas, vas lavando para que no se acumulen elementos en el fregadero.

En caso de dejar las sartenes y ollas para lavar después, remójalas con agua para evitar que la comida se reseque y tengas que frotar de más. Eso sí, nunca mojes una sartén recién sacada del fuego con agua fría.

– Céntrate siempre en limpiar los muebles de arriba y luego los de abajo y no al contrario. Con esto ahorras tiempo, pues lo que cae y se rocía arriba, puedes recogerlo cuando estés limpiando abajo.

– Una buena manera de evitar perder tiempo en tus rutinas de limpieza es hacerlo según se manchan las cosas. Si se derrama algo de líquido, lo mejor que puedes hacer es limpiarlo en el momento.

– No es adecuado aplicar el producto de limpieza directamente sobre la superficie, ya que puede estropear el material del mueble a limpiar. Lo ideal es que rocíes el paño con el producto y luego lo pases.

 

Evita

– Dejar que las cosas se sequen solas. Esto te hace perder tiempo porque parecerá que no las has limpiado bien. Cuando pases el trapo húmedo por los sanitarios, por ejemplo, pasa después uno limpia.

– Guardar la aspiradora sin vaciar, pues la próxima vez que la uses deberás comenzar por hacer ello y te resta tiempo a la limpieza.

– Utilizar los productos de limpieza sin leer las instrucciones, sobre todo cuando los usarás por primera vez, para que así sepas cómo se aplica y si no dañará la superficie donde lo apliques.

– Limpiar las ventanas los días de sol y calor porque según pasas el trapo con el limpiacristales, el producto se seca, y deja marcas. Lo ideal es hacerlo un día con alguna que otra nube o en un momento en el que el sol no dé en los cristales.

 

2001

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES