21.3 C
Maracay
viernes 19, agosto 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Protectores diarios y mitos sobre su uso

Los protectores diarios recomendados son los «respirables» y son los de tela, los especialistas consideran que el «regular», no tiene cubierta plástica y está diseñado con materiales de mayor porosidad, que promueven la absorción de las secreciones y transpiración, sin aumentar la humedad local. Evita la irritación genital femenina o la incidencia de candidiasis vaginal.

Protectores recomendados

Es posible además encontrar protectores con perfumes, colores o mallas sintéticas. Algunos ginecólogos recomiendan evitarlos porque el perfume solo disfraza el olor, y el mal olor puede ser un indicador de una infección. Asimismo, revelan que éstos favorecen la humedad y la hiperpigmentación de los genitales.

Evolución de las toallas íntimas
En medio de la Primera Guerra Mundial, en 1917, los médicos comenzaron a emplear un algodón o fibra ultra absorbente (celulosa), para curar a los soldados heridos, que más adelante utilizaron las enfermeras para protegerse durante la menstruación.

Protectores e infecciones

Algunos expertos manifiestan su desacuerdo con los protectores íntimos debido a que, en ocasiones, pueden aumentar las condiciones de humedad y sudoración en la vulva, lo que podría favorecer las infecciones vaginales y urinarias.

Sin embargo, otros apoyan la teoría de que los protectores diarios por sí solos no predisponen a las mujeres a esto, sino que son muchos los agentes que intervienen. De hecho, se han realizado diversos estudios sobre el tema para determinar si su uso aumenta el índice de infección o no, arrojando, en su mayoría, datos negativos.

¿Cuándo cambiarlos?

Los especialistas recomiendan cambiar los protectores con frecuencia. El número de veces lo determinan ciertos elementos como la cantidad de secreción vaginal, actividad física, tipo de ropa o la sudoración.
No obstante, sugieren que sea al menos dos veces al día o cada vez que se sienta la piel incómoda producto de la humedad.

Cuidados diarios

– Lava tu zona íntima por la mañana y la noche. Utiliza jabón neutro.
– Incrementa el número de duchas durante la menstruación.
– No uses las toallas femeninas o tampones durante más tiempo del recomendado en el empaque.
– Evita el uso de ‘duchas vaginales’. Éstas suelen alterar el pH interno de la vagina y favorecer infecciones.
– Limita la limpieza de la zona a la vulva, excluyendo el interior de la vagina.
– Prefiere lavar la zona con tus manos y evita el uso esponjas porque podrían almacenar gérmenes.
– Límpiate de adelante hacia atrás luego de ir al baño.
– Utiliza ropa interior de algodón. Otros tipos de materiales pueden aumentar la sudoración y provocar irritación.
– No utilices desodorantes, geles o espumas vaginales, a menos que tu doctor lo recomiende.

 

Con información de Diario 2001

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES