31.9 C
Maracay
jueves 18, agosto 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Tratamientos caseros para eliminar las durezas en los pies

Las durezas en los pies no tienen por qué afectarte, ocúpate de ello en cuanto comiences a sentir ese engrosamiento de la piel en la planta del pie.

Esas durezas que se forman como consecuencia de una presión constante en el área, provoca que las células generen más piel para defenderse.

Durezas en los pies

Estas durezas, también conocidas como hiperqueratosis son un engrosamiento de la capa más superficial de la piel del pie a causa de un aumento de células muertas y descamadas.

Éstas, no solo son antiestéticas, sino que además provocan molestias, dolor y hasta ardor, especialmente a la hora de caminar.

Por lo general son causadas por zapatos demasiado apretados, el sudor, pasar largas horas de pie, mala pisada, entre otros.

Síntomas

– Piel endurecida sin bordes definidos

– Color amarillento

– Textura áspera

– Sequedad

– Dolor

Tratamiento

– En media taza de vinagre de manzana remoja media rebanada de pan y aplica sobre la piel endurecida de cada pie. Cubre el área con un paño o toalla y deja actuar durante toda la noche.

Al día siguiente aplica una crema humectante para culminar el tratamiento. La constancia marcará la diferencia.

Cabe acotar que, este líquido es recomendable principalmente por sus propiedades antifúngicas.

– Recurre al té de manzanilla para remojar los pies y ablandar la piel áspera. Lo ideal es colocar en un recipiente con agua caliente, cuatro sobres de té de manzanilla.

Treinta minutos después, restregar los talones con una piedra pómez o una lima especial. Esto removerá la piel muerta y mejorará la apariencia de los pies.

– Otra alternativa para eliminar las durezas en los pies es colocar un recipiente con agua caliente y agregar 3 cucharadas de bicarbonato de sodio. Luego sumergir los pies durante 10 minutos.

– Cubre las asperezas con vaselina y coloca medias, deja actuar toda la noche y a la mañana siguiente, lavar los pies con agua tibia y un jabón suave.

– También se puede introducir los pies en un recipiente con agua tibia durante 20 minutos, secar y frotar con una piedra pómez o una lima para eliminar la piel muerta.

Luego humedece ambos pies con aceite de oliva o vaselina y cubre con medias. Deja actuar toda la noche para lograr una mayor hidratación.

Recomendación

Incluye entre tus rutinas de belleza el hábito de remojar los pies en agua tibia sin jabón, para no eliminar los aceites naturales ni resecar la dermis.

Luego, con una piedra pómez se frotan las durezas y se enjuaga. Es importante lavar la piedra al terminar de utilizarla para retirar las células muertas y la suciedad y así alargar su vida útil.

Finalmente, seca muy bien los pies y aplica una loción humectante para pies, evitando la zona entre los dedos para minimizar el riesgo de hongos.

¿Se puede prevenir?

Expertos sugieren acudir regularmente al podólogo para evitar esta lesión pero, también se puede intentar siguiendo estas pautas:

– Utilizar zapatos del tamaño apropiado, de materiales de buena calidad y con tejidos transpirables, que aporte estabilidad y con contrafuertes rígidos para sujetar bien el pie, además de evitar las suelas finas.

– Evitar el uso de tacones que superen los 3 o 4 centímetros.

– No utilizar siempre el mismo zapato, alternar usando diferentes tipos para que la fricción no se produzca en las mismas zonas.

– Utilizar la piedra pómez para exfoliar las pieles muertas. Esto ayudará a prevenir la aparición de durezas. Es importante hacerlo de forma superficial, y ante cualquier lesión o irritación acudir al especialista.

– Lavar los pies y sobre todo secarlos en profundidad, es un hábito diario que hay cumplir en la rutina de higiene.

– Aplicar una crema hidratante en los pies ayudará a frenar la presencia de estas lesiones.

 

Con información de Diario 2001

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES