18.9 C
Maracay
lunes 30, enero 2023

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Formas de cuidar el piso de madera

Los pisos de madera le otorgan a los espacios elegancia, calidez y sobriedad, pero requieren de muchos cuidados especiales para que no pierdan su brillo y se mantengan como nuevos por años.

Lo primero que hay que destacar es que existen diferentes tipos de madera, y cada uno de ellos requiere de un cuidado especial. Los más comunes y usados en los pisos de casa son los pisos de parquet macizos, los de madera natural y los pisos de parquet flotantes.

Cuidados de cada tipo de piso de madera

Esto es lo que debes tomar en consideración según el tipo de piso que tengas en casa.

Madera natural

Este tipo de suelo es sumamente delicado, puede presentar ralladuras con facilidad, por lo que se recomienda no pisar con zapatos de tacón o cualquier otro zapato que haya sido utilizado en la calle, ya que las partículas de sucio que se pegan al calzado podrían deteriorarlo fácilmente. De igual modo, no se deben mover muebles sobre él sin la debida protección. A la hora de su limpieza, lo más recomendable es higienizar con un trapeador humedecido en agua y vinagre. No se aconseja el uso de ceras en este tipo de parquet ya que su uso, con el tiempo, creará una película opaca muy difícil de quitar.

Macizo

Este es el tipo de suelo más uso de nuestro país. Es una madera natural que se pega directamente al suelo, y su cuidado es muy específico. Este tipo de madera es muy sensible a la humedad, por lo que se recomienda limpiarlo con una mopa  seca o con muy poca humedad, de manera que la madera no absorba el líquido y se generen manchas. Cuando se limpie con productos líquidos, lo recomendable es airear el sitio para que seque con rapidez. Otra de las ventajas de este tipo de suelo de madera macizo es que al presentarse algún rayón se puede lijar con suavidad y quedará como nuevo.

Flotante

Este, quizá, sea uno de los pisos más resistentes y fáciles de mantener, y no requieren de un cuidado ni limpieza tan intensivos. Si bien no son madera pura, están creados a partir de fibras de madera y poseen la misma calidad de aislamiento térmico que los otros tipos de parquet. Para limpiarlos debemos evitar los productos agresivos, en especial los que contengan ácidos en su composición, ya que le restarán brillo. La aspiradora es ideal para la limpieza de este parquet, ya que eliminará el polvo de manera sencilla. Igualmente podemos usar la bayeta humedecida con agua y vinagre, sin enchumbar la madera, para que no se generen manchas de humedad.

Tips rápidos

  • Si tu parquet tiene una rayada poco profunda puedes borrarla fácilmente frotando con una mezcla de aceite y vinagre. Cuanto antes lo hagas, menos se habrá fijado.
  • Si tiene una mancha de tinta, presiona la mancha con un papel absorbente para quitar el exceso de tinta. Pon un poco de pasta de dientes sobre la mancha. Deja actuar y frota con un paño humedecido.
  • Cuando haya perdido un poco de brillo, trátalo con aceite de linaza o teca. Frota con un paño impregnado y no pises hasta que esté seco del todo.
  • Si cruje un poco, puedes solucionarlo fácil y rápidamente espolvoreando polvos de talco entre las tablillas. Si no funciona puedes rellenar los huecos con parafina caliente. Se inyecta fácilmente con una inyectadora.
- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES

error: Content is protected !!