25.9 C
Maracay
miércoles 30, noviembre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Tortícolis, malestar en el cuello

Quién no ha padecido en algún momento de tortícolis o contracción muscular prolongada en el cuello que origina dolor e incapacidad al moverse. Por lo menos tres de cada 10 mil personas en el mundo, se han visto afectadas por una tortícolis.

Esta es una afección que provoca que mientras la cabeza apunta hacia un hombro, el mentón señala el hombro opuesto; es decir, los músculos del cuello hacen que la cabeza se voltee o rote hacia el lado, causando dolor y limitando los movimientos.

En conclusión, la tortícolis es una contracción involuntaria de los músculos cervicales que hacen que el cuello se tuerza hacia un hombro y genera dolor.

La mala postura, los movimientos bruscos e incluso una influencia genética, pueden ser las causas. Otros factores que pueden influir son el estrés y la fatiga.

Tipos de tortícolis

Existen cuatro, la causada por movimientos bruscos o malas posturas; la idiopática que se produce sin una razón conocida; la congénita que se origina dentro del útero por una mala posición adoptada por el feto; y la tortícolis espasmódica psicógena que se reconoce por crisis espasmódicas del cuello acompañadas de dolor.

Síntomas

– Movimientos limitados en el área del cuello

– Postura anormal de la cabeza

– Hinchazón de los músculos del cuello

– Rigidez del músculo esternocleidomastoideo

– Dolor de cabeza

– Dolor cervical

– Hombro más alto que el otro

Alivio al dolor

Los collarines y la ingesta de fármacos son el método idóneo para reducir las contracturas musculares. También se puede recurrir a los masajes para aliviar las molestias; y en casos más crónicos, como en los bebés, por ejemplo, se puede recurrir a la cirugía, con el objeto de corregir el músculo afectado en el cuello.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que la acupuntura tiene un efecto terapéutico en el tratamiento de esta afección.

Trátala en 3 pasos

1. Aplicar compresas frías o calientes durante las 24 o 48 horas después de la aparición de la rigidez o dolor en el cuello; también funciona utilizar ambos tratamientos de manera alternada, para aliviar las molestias.

2. Dar al cuerpo el descanso oportuno para sanar. Se recomienda evitar actividades deportivas y movimientos bruscos; sin embargo, es importante acotar, que la inactividad o reposo absoluto no es bueno.

3. Tomar antinflamatorios en caso de que el dolor sea muy molesto. Lo ideal es que si el dolor persiste, se debe acudir al médico para que lo evalúe y recete el medicamento apropiado y en la dosis correcta.

Recomendaciones

– Evitar el uso de almohadas demasiado altas o bajas a la hora de dormir.

– Cuidar las posturas que se adoptan al momento de hablar por teléfono, trabajar en la computadora, leer, etc., pues las posturas forzadas pueden provocar la tortícolis.

– Realizar técnicas de relajación y estiramiento para la zona cervical, que ayuden a reducir el riesgo de padecer tortícolis.

 

D2001

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES

error: Content is protected !!