30.1 C
Maracay
sábado 24, septiembre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Estos son tres té con propiedades antiinflamatorias

Una lesión trae consigo una inflamación. En un principio, es así. Tras sufrir una afección de este tipo, el sistema inmunológico combate gérmenes mediante el trasporte de células curativas hacia la herida. El proceso común es que luego del golpe se generan sustancias químicas, y esto lleva al aumento de los vasos sanguíneos.

En forma simple, la sangre llega a la zona afectada. Esto traerá más células generativas. Y luego un aumento del flujo sanguíneo, que causa enrojecimiento. Entonces nace la inflamación.

Claro que hay síntomas para detectar cuando el cuerpo reacciona de esa determinada manera, y éstas son enumeradas como hinchazón, dolor, calor y problemas para usar el área vulnerada.

Si bien es cierto que el mecanismo de recuperación puede aislar y eliminar la dolencia tras un tiempo, no en todos los casos es medible la medida de recuperación de forma sencilla.

Para empezar existen tan solo dos tipos de inflamaciones: las agudas y las crónicas. El primer caso es de comienzo rápido y corta duración; entretanto en el segundo no hay una resolución de inmediato, ya sea por la persistencia de un ente extraño en el cuerpo o un problema de autoinmunidad.

Lo cierto es que siempre es recomendable asistir al médico en casos que persisten con el tiempo.

Pero ante lesiones más leves se puede acudir a ciertos remedios naturales, los cuales son útiles para ayudar a desinflamar la herida o lesión.

El clavo de olor o el té de jengibre, limón y ajo, son ricos en sustancias antiinflamatorias, antioxidantes, analgésicas e inmunomoduladoras que ayudan a aliviar los síntomas de dolor de diente, dolor de garganta, sinusitis o incluso dolor abdominal causado por colitis o síndrome del intestino irritable, por ejemplo.

Y aunque no sirvan para sustituir el tratamiento médico, las hierbas antiinflamatorias pueden ser empleadas para complementarlo, acelerando la recuperación de la inflamación y aliviando los síntomas de una forma totalmente natural.

Algunas plantas naturales con propiedades antiinflamatorias son:

Té de jengibre, limón y ajo

Esta bebida posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias debido a la alicina, presente en el ajo; a los compuestos fenólicos como el gingerol, chogaol y zingerona, presentes en el jengibre, y la vitamina C del limón, que ayudan a combatir los síntomas de gripe o resfriado.

Además, este té ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y a disminuir la duración de la inflamación.

En el caso de los ingredientes, se puede obtener tres dientes de ajo, ya descarados y cortados por la mitad, media taza de jugo de limón y un centímetro, o media cucharadita de jengibre en polvo. A todo esto, hay que agregar tres tazas de agua y miel para endulzar.

Lo primero es hervir el agua con el ajo, retirar del fuego y añadir el jugo de limón, el jengibre y la miel. Colar y servir.

El jengibre no debe ser consumido por personas que usan anticoagulantes, por lo que debe ser retirado del té en estos casos. Durante el embarazo, solo se puede utilizar la cantidad de 1 g de jengibre por día y durante un máximo de 4 días.

Enjuague de clavo de olor

Los enjuagues de clavo de olor ayudan a disminuir el dolor y la inflamación por poseer eugenol en su composición, una sustancia con acción antiinflamatoria y analgésica, siendo una buena opción para aliviar el dolor de dientes o la gingivitis, por ejemplo.

Asimismo, este enjuague también puede ser utilizado para aliviar el dolor de garganta.

Como ingredientes son necesarios: 10 unidades de clavo de olor y una taza de agua.

Luego se debe llevar los clavos de olor y el agua a ebullición por cinco minutos y tapar.

Esperar a que se entibie, colar y hacer buches o gárgaras durante 20 o 30 segundos, esto cada dos veces al día. Por último, escupir el té inmediatamente.

Té de cúrcuma

La cúrcuma, cuyo nombre científico es Cúrcuma longa, es rica en un compuesto denominado curcumina, que posee potentes propiedades antiinflamatorias y que actúa disminuyendo los síntomas de la inflamación en el cuerpo, músculos, tendones y articulaciones, siendo una excelente opción de antiinflamatorio natural para el malestar general y los dolores corporales.

Con una cucharadita rasa de cúrcuma en polvo (200 mg) y una taza de agua se puede hacer el té.

Lo principal es llevar el agua a ebullición y añadir la cúrcuma.

Dejar hervir de 5 a 10 minutos. Colar el té y beber. Se pueden tomar de 2 a 3 tazas de té de cúrcuma al día.

Otra opción es consumir la cúrcuma en forma de cápsulas, tomando 2 cápsulas de 250 mg cada 12 horas, lo que da un total de 1 g por día.

Este té o las cápsulas de cúrcuma no deben ser empleados por mujeres embarazadas ni por personas que toman anticoagulantes como warfarina, clopidogrel o ácido acetilsalicílico, pues puede aumentar el riesgo de sangrados o hemorragias.

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES