21.3 C
Maracay
sábado 1, octubre 2022

VIVE LA NOTICIA A TRAVÉS DEL DIARIO LÍDER DEL ESTADO ARAGUA Y LA REGIÓN CENTRAL DEL PAÍS

Cinco razones para no descargar juegos piratas de internet

Al igual que ocurre con las películas, los programas de televisión, la música y otros contenidos digitales, existe un mercado en auge de títulos de juegos que han sido “crackeados” para que cualquiera pueda utilizarlos sin pagar.

Desde ESET, empresa en detección proactiva de amenazas, sostienen que la piratería abunda en todas las plataformas, desde los juegos para PC y dispositivos móviles hasta las consolas, y está claro que descargar y ejecutar una copia pirata puede exponer a los usuarios a múltiples riesgos que van desde multas hasta programas maliciosos.

Los juegos piratas son aquellos que han sido “crackeados” para evadir la gestión de derechos digitales (DRM), una tecnología diseñada para proteger los contenidos con derechos de autor. Al hacerlo, permiten a los usuarios acceder y jugar a los títulos sin pagar a sus desarrolladores o distribuidores. A menudo, los títulos más demandados son objeto de este tratamiento ni bien están disponibles para su compra, aunque hay incluso ejemplos de algunos que consiguen y distribuyen copias gratuitas antes de las fechas de lanzamiento oficiales. Se calcula que los juegos en dispositivos móviles generaron 180.000 millones de dólares en 2021, más de la mitad (52%) del total mundial, por lo que cabe suponer, que los índices de piratería son relativamente altos. A continuación te damos cinco razones para no descargar juegos piratas.

Malware. Los cibercriminales suelen utilizar el nombre de un videojuego popular y el señuelo de contenido gratuito para atraer a usuarios y engañarlos para que descarguen software infectado con malware. Esto puede suceder a través de publicaciones o mensajes directos en las redes sociales, correos electrónicos de phishing o incluso a través del posicionamiento de sus sitios en los motores de búsqueda o mediante archivos torrent. A menudo, el malware es diseñado para eludir los filtros de seguridad tradicionales o puede exigir al usuario que desactive por completo su software antimalware. También suelen pedir excesivos permisos para ejecutarse. El malware también puede estar oculto en mods, es decir, en archivos adicionales necesarios para seguir jugando.

Adware. Aunque no es tan peligroso como una infección con malware, el adware puede ser una molestia para los usuarios de PC y móviles. Las constantes ventanas emergentes del navegador inundarán a la víctima con videos y publicidad estática, dificultando cada vez más el uso normal del dispositivo/PC. En 2020, 21 apps de videojuegos fueron eliminadas de Google Play por contener adware intrusivo.

El juego no funciona como está previsto. Los juegos pirateados pueden parecer una buena forma de acceder a títulos codiciados de forma gratuita, pero la realidad suele ser distinta. Por ejemplo, puede que el juego nunca funcione correctamente; o que presente errores o fallos que perjudiquen gravemente su rendimiento. También puede pasar que esté incompleto o que deje de funcionar después de un tiempo. En otras situaciones puede haber problemas de compatibilidad. Es decir, si los usuarios intentan añadir software pirateado a su biblioteca de Steam, se identificarán como juegos que no son de Steam y no podrán acceder a la funcionalidad completa de la plataforma.

Prohibición en las plataformas de juego. También existe la posibilidad de que el desarrollador oficial del videojuego sea capaz de rastrear el software pirata hasta dispositivos y computadoras específicas, y poner en la lista negra las cuentas vinculadas, ya sea de forma parcial o permanente. Este particularmente es un riesgo en plataformas de consolas de videojuegos como Xbox, donde los proveedores han sido extremadamente proactivos con tales esfuerzos en el pasado.

Atención no deseada de las fuerzas del orden.
Por último, es importante recordar que el uso de videojuegos pirateados es ilegal. Si es posible rastrear el uso de software crackeado, dependiendo de la jurisdicción en la que vivas esto podría derivar en multas o incluso penas de cárcel.

“La buena noticia es que no es difícil mantenerse alejado de la mayoría de los estos riesgos. La recomendaciones más obvias son evitar sitios de torrent y comprar siempre los videojuegos en las tiendas oficiales. Esto ayudará a reducir considerablemente el riesgo de infectarse con malware o adware, de una mala experiencia como usuario a la hora de jugar, y de posibles problemas legales.”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

 

Con información de El Universal

- Advertisement -spot_img

ARTÍCULOS RECIENTES