Los oscuros negocios de Motta Domínguez

Los oscuros negocios de Motta Domínguez

El 14 de marzo publicamos en Cuentas Claras Digital la noticia sobre la detención en su mansión de Miami de Jesús Ramón Veroes, conocido comerciante del estado Nueva Esparta, hoy preso en una cárcel de Florida. El testimonio de un ex socio y las evidencias recopiladas por el FBI pusieron al descubierto una nueva trama de corrupción eléctrica.

Según la misma, entre 2016 y 2017, el ex ministro Luis Motta Domínguez otorgó 11 contratos por más de 20 millones de dólares a su amigo Veroes y su socio Luis Chacín Haddad para la compra de transformadores, generadores, montacargas y bombillos para Corpoelec. La investigación descubrió un 300% de sobreprecio en las adquisiciones a Arabia Saudita y otros países a través de las empresas de maletín de Veroes y Chacín en Florida.

Mas grave aún: 500 transformadores que vendieron a Corpoelec no se pueden usar en Venezuela porque solo son compatibles con los sistemas eléctricos de Cuba y Nicaragua, según confirmó El Pitazo.

Este nuevo episodio de saqueo corrobora que las verdaderas razones del apagón nacional son la corrupción, la expulsión del personal cualificado y la falta de mantenimiento, y no el fenómeno metereológico de El Niño del que tanto se habló hace unos años, ni las iguanas, ni los supuestos ataques electromagnéticos del imperio, como vociferan Maduro y Motta Domínguez, al que habría que abrirle una investigación. Ahora ha sido sustituido por el ex-cuñado de Cilia Flores, Igor José Gavidia León, otro miembro de la casta gobernante que seguramente también llega al cargo acompañado de amigos, socios y testaferros.

La emergencia eléctrica decretada por Chávez en 2009 solo ha servido para enriquecer a varios bolichicos-boliburgueses y sus cómplices en el Ministerio de Energía Eléctrica y Corpoelec. Una década después, ocurrió lo que tanto habían advertido los expertos: El sistema eléctrico colapsó y Venezuela se apagó.

Todos sufrimos hoy las consecuencias de esa macro corrupción con apagones casi permanentes, falta de agua y por lo tanto de higiene, enfermedades, escuelas y empresas paralizadas, desempleo, pobreza, violencia y emigración.

Mientras Maduro se atrinchera en Miraflores, sin facilitar la salida electoral que reclama la mayoría, Venezuela se hunde en la oscuridad y la miseria. Debemos continuar la lucha sin desmayar, respaldando el liderazgo de Juan Guaidó para lograr, con la fuerza de todos, el cambio urgente que reclama la nación.

 

 

|| Carlos Tablante
   @TablanteOficial

 

Deja un comentario