Niños trabajan para ayudar a sus familias

Niños trabajan para ayudar a sus familias

Unos han tenido que abandonar sus estudios académicos para poder llevar alimentos a sus viviendas

Adolescentes y niños se dedican a trabajar desde muy temprana edad, la mayoría decide dejar la escuela para colaborar con el sustento del hogar. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) que data de 2010, en el país, para esa fecha, había 5% de los niños y adolescentes trabajando, lo que para ese momento equivalía a cerca de 800.000 jóvenes.

El equipo de prensa de El Periodiquito realizó un recorrido por calles y avenidas de Maracay para conocer la historia de algunos de estos jóvenes y conocer lo qué los llevó a laborar a temprana edad.

Adrián Guerrero, es un niño que trabaja en el comercio de frutas de su familia, comentó que prefiere trabajar que estar en la calle “agarrando vicios”. “Prefiero vender frutas que estar en la calle haciendo lo malo, mi mamá me autorizó, ella prefiere eso.”

Resaltó que fue promovido para segundo año y también practica deporte, específicamente beisbol. Espera retomar sus estudios cuando inicie el próximo año académico.

Jesús Huérfano, pariente del menor de edad, señaló que el niño tiene que aprender a ayudar a sus familiares desde pequeño porque la situación país se agudiza constantemente.

Como hay niños que trabajan a la par de sus estudios, hay otros que están en la necesidad de dejar la escuela, así es el caso de Daniel Alexander, joven que trabaja con su padre como vendedor de frutas en el centro de Maracay. “Dejé los estudios hace un año para ayudar a mi familia, trabajo desde las 6:00 am hasta la noche, casi 12 horas diarias, depende de cómo este el día”, enfatizó el adolescente.

También se constató que hay niños que se dirigen a los semáforos de las principales avenidas para pedir dinero a los conductores y muchas veces van a sus casas con las manos vacías.

Muchos venden productos en las calles de Maracay

Muchos venden productos en las calles de Maracay

Glenn Requena

Foto: Rodolfo Gamarra

Deja un comentario