¿Te provoca comer chocolate cuando estás triste? Esta es la razón

¿Te provoca comer chocolate cuando estás triste? Esta es la razón

Cuando estamos tristes pueden suceder dos cosas, que no tengamos ganas de hacer absolutamente nada, ni siquiera comer o que tampoco tengamos ganas de hacer nada más que comer, y cualquiera de las dos son completamente normales. Pero, ¿por qué comemos chocolates cuando estamos tristes?

De acuerdo con un estudio publicado por The British Pharmacological Society, regularmente cuando una persona está triste, busca consumir alimentos dulces, sobre todo chocolate. Son conocidos con alimentos anti-estrés.

Esto debido a que el chocolate contiene cocoa, y esta sustancia produce serotonina, que se conocida como la ‘hormona de la felicidad’. Que en realidad es un neurotransmisor que produce felicidad y sensación de bienestar.

Por lo tanto, ante un episodio de tristeza, el organismo inconscientemente por medio de los neurotransmisores, que son los que emiten señales al cerebro, busca el bienestar nuevamente.

Otra de las razones por las cuales comemos chocolate cuando estamos tristes es porque los alimentos azucarados tienen una sustancia llamada triptófano; la cual es un aminoácido que produce placer a nivel cerebral.

Algunos expertos las definen como comida emocional y se refieren a cualquier alimento rico en azúcar, como caramelos, chocolates, o pan dulce.

Pero la felicidad no es el único beneficio del chocolate, te mostramos otros:

Retrasa el envejecimiento

El chocolate es rico en antioxidantes, los cuales evitan la aparición de arrugas y retrasan el envejecimiento desde el nivel celular.

Mejora el flujo sanguíneo

Contiene flavonoides, los cuales mejoran la circulación en la sangre y puede evitar un accidente cerebrovascular, pues disminuye la presión arterial.

Consumir chocolate puede prevenir un infarto o algún tipo de episodio cardiovascular, pues reduce el colesterol y evita la oxidación.

Por si fuera poco, el chocolate mejora la función cerebral y aporta energía al organismo, por lo que es una excelente opción para recuperarte después de un día agotador.

Ahora sabes la razón por la que comemos chocolates cuando estamos tristes; al final de cuentas no es tan malo, ¿no?

Deja un comentario