Oposición rusa realizó piquetes pacíficos en Moscú

Oposición rusa realizó piquetes pacíficos en Moscú
Luego de que las autoridades rusas negasen la autorización para celebrar marchas y manifestaciones, la oposición salió este a realizar piquetes pacíficos en tres céntricas plazas de Moscú.
 
Los opositores han optado por esta estrategia, menos masiva, para hacer notar sus reclamaciones, en el marco de fuertes medidas de control policial.
 
Yelena Rusakova, miembro del partido liberal Yábloko, dijo que "En verdad aquí lo que importa no es la cantidad. La gente ya exhibió la cantidad. Ahora se necesita algo muy diferente de los ciudadanos: organización, creación de estructuras que permitan realizar acciones cívicas a largo plazo".
 
La opositora sostenía un pequeño cartel que exige el cumplimiento de la Constitución rusa. A su alrededor hay otros activistas con pequeñas pancartas, parados a una distancia de varios metros, para evitar ser detenidos por la policía.
 
Aseguró que "Lo que sucede ahora es una violación de la Constitución, de los artículos principales de la Constitución".
 
Rusakova indicó que se viola el segundo capítulo de la Carta Magna, sobre los derechos y libertades del ciudadano, el derecho a participar en la dirección del Estado, expresado en la vulneración de los derechos electorales, y el artículo 31, sobre el derecho a las reuniones pacíficas.
 
"Cuando la gente se decide a salir y expresar pacíficamente su posición cívica, ya ve lo que sucede, pueden detenerte e incluso golpearte", comentó.
 
La activista apeló al artículo 18 de la Constitución rusa que obliga a su cumplimiento y observancia por parte de los órganos del poder ejecutivo.
 
Explicó también que "Los órganos del poder ejecutivo también deben atenerse a la Constitución. Esto significa que tanto la Policía como la Guardia Nacional también están obligadas a cumplirla".
 
La opositora reconoció que de momento la policía "ve que no se trata de una acción masiva, que es un fenómeno diferente", por lo que no ha habido detención alguna.
 
Tras la demostración de fuerza de la oposición del sábado pasado, cuando se congregaron 50.000 personas pese a la intensa lluvia, la policía moscovita tomó medidas de seguridad.
 
Según informó la agencia rusa Interfax, en diversas plazas y boulevares, así como en el metro de la capital rusa se han colocado cordones policiales y circulan patrullas de las fuerzas especiales.
 
 
Con información de UR 

Deja un comentario