Situación en Open Arms se sale de control 

Situación en Open Arms se sale de control 
El fundador de la ONG Open Arms, Oscar Camps, lanzó hoy un llamamiento desesperado para que Italia permita desembarcar a los 134 migrantes abordo de su barco, al no poder garantizar su seguridad y ante el temor de que se produzca un motín, y dijo que tanto los rescatados como la tripulación están "secuestrados".
 
En un vídeo hecho desde una lancha frente al buque Open Arms, que se encuentra justo a las costas de la isla italiana de Lampedusa, Camps aseguró que "La situación está fuera de control. Escapa a nuestra capacidad".
 
Advirtió "A partir de hoy no nos podemos sentir responsables ni garantizar la seguridad de las 134 personas ni los 19 voluntarios de la tripulación, que están secuestrados en el Open Arms, porque ya es imposible mantener la calma. En cualquier momento se desata una acción colectiva y no podremos detenerla".
 
El máximo responsable de esta ONG española dijo que ayer comunicó esta situación a presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, a la canciller alemana, Angela Merkel, al presidente francés, Emmanuel Macron, y al del Parlamento Europeo, David Sassoli, y a "todas las autoridades italianas".
 
También agrgó que "Hay cien modos de autolesionarse en un barco como el Open Arms y cien maneras de suicidarse a bordo. No tenemos ya la capacidad ni podemos detenerlos, ni mucho menos estar controlando a estas 134 personas".
 
Por ello, exigió "el cumplimiento de la resolución judicial (italiana), que es en si un título suficiente no solo para entrar en aguas territoriales sino para la evacuación inmediata de las personas rescatadas y la prestación de asistencia inmediata".
 
Insistió en que los rescatados precisan asistencia "por necesidad extrema" e incluso los voluntarios de la ONG y la tripulación, tras 16 días en unas condiciones infames abordo.
 
"Denunciamos que en un barco de bandera española, con ciudadanos españoles secuestrados contra nuestra voluntad, estamos siendo retenidos en una condiciones inaceptables, peor que delincuentes", continuó Camps.
 
Y apeló al jefe del Gobierno español: "pedimos a Pedro Sánchez que proteja los derechos de los ciudadanos españoles que tienen a su cargo la seguridad de las personasen en un buque con pabellón español que está secuestrado en aguas italianas".
 
El Open Arms se declaró hoy "en estado de necesidad" y dijo que después de 16 días sin poder desembarcar a los migrantes rescatados en el Mediterráneo ya no pueden garantizar la seguridad de las 134 personas que están a bordo.
 
"Después de 16 días a la espera de un puerto seguro donde desembarcar, de 6 evacuaciones médicas y de haber informado sobre nuestra situación a las autoridades, sin que hayamos obtenido ninguna respuesta, nos encontramos en situación de necesidad y ya no podemos garantizar la seguridad de las 134 personas a bordo", informó una portavoz de la ONG.
 
El barco se encuentra junto a las costas de Lampedusa desde hace dos días, sin que se haya autorizado el desembarco de los migrantes, mientras la tripulación denuncia el deterioro de la situación a bordo.
 
La situación a bordo es desesperada, mientras el líder ultraderechista y ministro del Interior, Matteo Salvini, sigue en sus trece de impedir el desembarco pese a los numerosos llamamientos.
 
 
Con información de UR 

Deja un comentario