Deslave de El Limón: Marcas de una tragedia en Aragua

Deslave de El Limón: Marcas de una tragedia en Aragua

Las fuertes y continuas precipitaciones que cayeron por más de dos semanas sobre la zona boscosa, causaron que los suelos se saturaran

Luego de 32 años, habitantes de El Limón recuerdan con nostalgia la mayor tragedia ocurrida el 6 de septiembre de 1987, cuando una constante lluvia que caía desde temprano en el Parque Henri Pittier que se encuentra en la cabecera del río, cuyo caudal empezó a crecer a medida que caía el torrencial aguacero.

Los que se salvaron del deslave o quienes lo vivieron de lejos, ven esta fecha con dolor al recordar a tantas personas que fueron tapeadas y otras llevadas por las aguas del inmenso caudal. “Cuando llegué en la noche me dijeron, Mata Seca está bajo tres metros de agua, ahí no hay nadie”, dijo Carlos Fuentes, residente del municipio Mario Briceño Iragorry.

“Yo supe de mi familia al día siguiente cuando pude ir hasta allá. Ninguno falleció, mi abuela se salvó porque subió a una platabanda a tres casas del río”. Explicó que la madera, los troncos y las piedras que bajaban del cerro bloquearon el puente e hizo como una especie de represa, lo que ocasionó la inundación de las casas.

Las fuertes y continuas precipitaciones que cayeron por más de dos semanas sobre la zona boscosa, causaron que los suelos se saturaran provocando el deslave que venía con vegetación y rocas.

Ucárdena, habitante de la calle Andrés Eloy Blanco de El Limón, dijo que “fueron 46 días de lluvia, yo ayudé a sacar a las personas con un camión de bomberos que me prestaron en el trabajo”. Contó además que en el club Las Águilas fueron resguardos los que pudieron ser rescatados de esa terrible tarde.

Comunidades como La Candelaria, El Progreso, Mata Seca, Los Rauseos, Arias Blanco, Valle Verde y Las Mayas, quedaron sepultadas en el barro junto con los cadáveres que están bajo el parque Los Apamates.

Lina González, de 83 años de edad, recuerda la tragedia con nostalgia. “Yo estaba cosiendo cuando una nuera me dice, anda para que veas el río, pero cuando llegó a la esquina ya el agua estaba cerca y tuvimos que correr hacia el cerro, me dio dolor dejar mi casa”.

“Cuando bajamos el agua llegaba a la casa como a un metro, entonces no pudimos hacer nada y nos fuimos a Las Acacias, después de tres díasregresamos a limpiar”.

Las lágrimas y los suspiros de nostalgia continúan siendo parte de aquellos que vivieron esta terrible catástrofe, que según algunos cálculos dejó más de 200 muertos, 500 desaparecidos y pérdidas multimillonarias, sin embargo, otros aseguran que los fallecidos son incalculables. El impacto fue tan fuerte que llegó a ser conocido en la comunidad mundial.

 

 

Intentaban recuperar un poco de lo mucho que perdieron_2

El lodo se llevó todo lo que encontró a su paso

 

Carlos Fuentes,“cuando llegue me dijeron, Mata Seca está bajo tres metros de agua”. Foto Oscar Meléndez

 Carlos Fuentes: 

“Cuando yo llegué encontré a algunos de mis vecinos muertos”.

Lina González, “tuvimos que correr hacia el cerro, me dio dolor ir de mi casa”.

 Lina González:

“Todas las paredes se cayeron y a muchos se los llevó el río”.

Ucárdena, “Todo quedo desaparecido, fue un incalculable perdida”. Foto Oscar Meléndez

 Ucárdena:

  “Todo quedó desaparecido, fue un incalculable la pérdida”.

 

Gabriela Machado/ Fotos Cortesía

Deja un comentario