Tiroteo entre delincuentes cobró la vida de un comerciante

Tiroteo entre delincuentes cobró la vida de un comerciante

“Hay un tiroteo, no bajes por esa calle”, fueron las últimas palabras que Adriana Gómez le dijo a su esposo, Augusto Javier Méndez Hernández, el lunes a las 12:00 del mediodía cuando salía de su residencia situada en la calle El León de El Cementerio, para dirigirse a su trabajo.

Dos horas después, el cadáver del comerciante de 31 años de edad fue ingresado al Hospital Clínico Universitario.

Una vecina fue quien avisó a la esposa. “Sacaron a tu marido muerto de un jeep verde”, relató Pérez este martes, a las afueras de la medicatura forense de Bello Monte, a la espera de la entrega del cuerpo.

Méndez Hernández quedó atrapado en la línea de fuego entre delincuentes. Recibió un tiro en el hombro izquierdo que le perforó el corazón y murió en el sitio.

Era comerciante de ropa y atendía un puesto en la avenida principal de El Cementerio.

 

 

AN

 

Deja un comentario