Agradecen milagros a La virgen de Coromoto

Agradecen milagros a La virgen de Coromoto

Feligreses asistieron a la misa en honor de esta madre celestial, patrona de Venezuela, manifestando su fe y devoción

Luego de la misa en honor de La virgen de Coromoto realizada ayer en su día, en la Catedral de Maracay, creyentes de la advocación mariana contaron algunos de los milagros que se le adjudican y la fe que le tienen “en estos tiempos difíciles que enfrentan muchas familias venezolanas”.

Cruz Varilla, fiel devota de la Iglesia y de la Virgen dio a conocer que a ella le debe poder caminar. “Le doy gracias a la Virgen porque duré siete años paralítica y ella intercedió por mí”.

Esta creyente narró que todo comenzó con una aparición que le hizo la patrona de Venezuela en un sueño, en el que le dijo que había una parte de su cuerpo (su espalda), en donde se encontraba la misma Virgen.

“Después de muchos estudios en el hospital Vargas de Caracas fui finalmente intervenida con una cirugía, un 11 de septiembre, en su día y justo en el lugar que ella me mostró, por lo que le agradezco grandemente y le pido cada día porque tenga misericordia de nuestro país”.

Otros feligreses aseguraron que esta madre celestial los ayudó a mantener a sus familias unidas a pesar de la situación que vive el país. “Cada día le pido a la virgencita porque mi familia este junta. Luego de que un hijo se había ido, gracias a ella que lo cuidó volvió sano y salvo y sé que nos seguirá protegiendo”, confesó Derwin Colmenares.

Por su parte, el padre Jesús Díaz, párroco de la Catedral de Maracay expresó su felicidad ante la asistencia de los feligreses a la misa en celebración de la santísima virgen María e invitó también al pueblo aragüeños a orar en vivencia de la fe en la familia.

“Es muy importante para todos vivir nuestra fe en familia, aceptando uno de los llamados de la virgen de La Coromoto”, concluyó.

Es una de las advocaciones marianas con más devotos en el país Devotos participaron en la misa en honor a la patrona de Venezuela. Foto Cortesía

Brianny Salazar

Foto: Ernesto Sánchez

Deja un comentario