Hurtos evitan activar comedor en la UPEL

Hurtos evitan activar comedor en la UPEL

|| Saraí Dávila
|| Foto Cortesía

Aproximadamente 300 estudiantes se ven afectados por la falta del servicio 

Los estudiantes y trabajadores de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) El Mácaro han sido víctimas del hampa en reiteradas ocasiones, lo que ha traído como consecuencia que tengan más de dos años sin poder acceder al servicio de comedor, ayuda importante para los jóvenes que realizan sus estudios en la institución.  

Luis Escalona, presidente de Aproupel El Mácaro, explicó que poco a poco delincuentes se fueron apropiando de los insumos y electrodomésticos del comedor, dejándolo prácticamente desvalijado. “Estamos prácticamente desatendidos en materia de seguridad”, denunció.

Destacó que actualmente nadie quiere invertir en el lugar por el miedo a perder nuevamente los objetos de valor. “Los continuos robos impiden que se puedan dejar allí neveras o comidas, hemos visto hasta como se llevan los productos cárnicos (…) nadie quiere arriesgarse a dejar ni un perco”, comentó el profesor.

Cuando funcionaba el servicio de alimentación para los trabajadores y estudiantes, se hacía mediante el contrato del ejecutivo con alguna empresa, sin embargo, ya no era rentable, pues según testimonios, el costo que se les ofrecía por cada plato de comida, no lograba suplir los gastos de mantenimiento, aunque el gobierno aportara los productos cárnicos.

 

Falta de agua

En la institución también tienen problemas con la bomba de agua, lo que evita que les pueda llegar el vital líquido, otro impedimento para que se preste el servicio del comedor, que deja sin alimento a aproximadamente 300 estudiantes.

Escalona afirmó que se han acercado a distintos entes gubernamentales en busca de ayuda, pues el agua es fundamental para el buen funcionamiento y aseo de la universidad, pero no han recibido respuesta alguna.

“No somos prioridad en el plan de gestión de gobierno del municipio Santiago Mariño, ni a nivel de estructura, ni de sanidad ni de mantenimiento”, concluyó.

Deja un comentario