Argentina comenzará nueva ruta económica tras cambio de Gobierno

Argentina comenzará nueva ruta económica tras cambio de Gobierno

Argentina cierra este sábado una semana marcada por el cambio de signo político en el Gobierno, nuevamente en manos del peronismo, y en el rumbo de las políticas que buscarán sacar a la economía de su letargo.

El conservador Mauricio Macri puso fin a su gestión en un momento complejo para la economía, con una crisis que, pese a su profundidad, no impidió que completara su mandato, toda una señal de consolidación de la democracia argentina.

Su sucesor, Alberto Fernández, emerge como líder de un peronismo que, unido tras años de divisiones, regresa a la Casa Rosada, con la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) ahora en la Vicepresidencia.

Al asumir, Fernández prometió que, en materia de política exterior, buscará poner en marcha "una integración plural y global".

Con Brasil, principal socio comercial de Argentina, Fernández llamó a construir "una agenda ambiciosa", con una relación que "va más allá" de las diferencias personales de quienes gobiernan.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, con quien Fernández tiene profundas diferencias ideológicas, no asistió a la investidura.

En cambio, sí lo hicieron, entre otros, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y exmandatarios latinoamericanos alineados con la izquierda, como el ecuatoriano Rafael Correa y el uruguayo José Mujica.

También asistió Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información del Gobierno de Nicolás Maduro, una presencia que, según trascendió en medios locales, causó malestar en Washington.

No obstante, Fernández recibió el miércoles al secretario adjunto del Departamento de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Michael Kozak, quien le reiteró el "apoyo" de Donald Trump en la negociación con el FMI.

El viernes, el nuevo canciller, Felipe Solá, dijo que Argentina permanecerá en el Grupo de Lima y afirmó que el Ejecutivo no está "contento" con el Gobierno de Maduro ni "tampoco con la actitud que tiene la oposición" venezolana.

Pero la mayor noticia para la agenda exterior del nuevo Gobierno ha sido la llegada este jueves a Argentina del expresidente boliviano Evo Morales, quien el 11 de noviembre había abandonado su país después de que las Fuerzas Armadas lo forzaran a dejar el cargo y había recibido asilo en México.

A su llegada a Buenos Aires, Morales pidió ser acogido como refugiado, algo que el nuevo Gobierno, que considera que en Bolivia hubo un golpe de Estado, adelantó que le concederá al considerarlo un "perseguido" político.

 


Con información de Unión Radio.

Deja un comentario