Las primeras escenas pintadas de caza están al otro lado del mundo

Las primeras escenas pintadas de caza están al otro lado del mundo

Alberto Hernández

¿Nuestra explicación evolutiva del desarrollo del arte rupestre se resquebraja? Mientras que los estudios del arte paleolítico europeo señalan una evolución desde las figuras aisladas y naturalistas a las escenas complejas con la presencia de seres humanos, mucho más recientes, los recientes descubrimientos en la isla de Célebes (Indonesia) nos lo descolocan todo. Allí, un equipo de la universidad australiana de Griffith ha documentado escenas de caza de unos 44.000 años de antigüedad, y además en ellas aparecen los que podrían ser los primeros seres sobrenaturales representados por nuestra especie.

Las interpretaciones tradicionales del arte paleolítico (europeo) se resquebrajan a la luz de los hallazgos en la isla de Célebes (Indonesia). Hace un año os contábamos aquí la documentación de una de las más antiguas representaciones figurativas en la isla de Borneo, la silueta de un gran mamífero de unos 40.000 años de antigüedad. Pero los hallazgos de Célebes van más allá. En sus grutas podemos ver escenas complejas, representaciones de caza e incluso seres teriántropos, figuras humanas que presentan rasgos animales, y que podrían encarnar las representaciones más antiguas de seres sobrenaturales. Incluso anteriores al célebre hombre-león procedente de los Alpes.

Las pinturas de Célebes han sido objeto de estudio y datación por parte de la Universidad de Griffith (Australia), y sus conclusiones acaban de ser publicadas en Nature. El equipo coordinado por Maxime Aubert ha podido datar las representaciones a través de las mediciones de la desintegración radioactiva del uranio y otros elementos dentro de los minerales (coraloides) que se habían formado en la pintura. A través de estos análisis estiman que las representaciones estudiadas tienen en torno a 44.000 años de antigüedad.

La cueva de Leang Bulu' Sipong 4 alberga una peculiar escena de caza. En ella podemos ver un gran mamífero que está siendo cazado por pequeños seres humanoides, que arrojan cuerdas o lanzas. Este hecho en sí ya es muy llamativo para la antigüedad de las pinturas, y nos habla de la capacidad de abstracción de estas gentes. Pero además, los "cazadores" no son exactamente figuras humanas, sino que se trata de teriántropos.

Adhi Agus Oktaviana, uno de los coautores del trabajo y además estudiante de doctorado en Griffith, explica que "los cazadores que aparecían en la pintura eran figuras humanas pero tenían partes del cuerpo de réptiles, pájaros u otras especies endémicas de la isla de Célebes". Oktaviana forma parte del equipo que ha estudiado otras representaciones de arte rupestre en Borneo, Sumatra, Raja Ampat y Misool.

Aubert señala además que estos ejemplos nos inducen a pensar que el arte paleolítico no evolucionó gradualmente de representaciones más simples a formas complejas, o al menos en el sudeste asiático no sucedió así. "Todas las características de una cultura artística avanzada estaban ya presentes en la Isla de Célebes hace 44.000 años, incluyendo escenas y teriántropos", afirma Aubert, según recoge la agencia Sinc.

Deja un comentario