Papá Noel: La historia de San Nicolás, el obispo que se convirtió en el símbolo de la Navidad

Papá Noel: La historia de San Nicolás, el obispo que se convirtió en el símbolo de la Navidad

El Papá Noel de hoy tiene cada vez menos nieve en el Polo Norte y puede recibir las cartas de los niños a través de Internet. Y ni hablar de los regalos. Los elfos de Santa Claus han debido convertirse en ingenieros electrónicos y mecánicos para poder cumplir con la alta demanda de tablets, videojuegos y demás juguetes de nuestra modernidad.

San Nicolás de Bari nació en el seno de una acomodada familia cristiana alrededor del año 270 d.C. en la ciudad griega de Patara (la actual costa sur de Turquía). Eligió ser sacerdote y luego se convirtió en obispo de Myra, una pequeña urbe romana que hoy se llama Demre (también en Turquía). No necesitó renos ni un trineo para volverse una de las figuras más veneradas por los católicos y cristianos de la Edad Media, y aún hoy miles de personas le rinden culto en todo el mundo

La popularidad de Nicolás no paró de crecer y alcanzaba su clímax cada 6 de diciembre, cuando se celebra su día. Pero la desgracia le llegó en el siglo XVI. La reforma protestante hizo que desde los años 1500 muchos países europeos abolieran el culto a los santos y con el tiempo la figura de San Nicolás fue reemplazada por la imagen de Niño Jesús.

Pero los niños y las familias de los Países Bajos se negaron a renunciar a San Nicolás. Lo nombraron Sinterklaas y llevaron su figura a las colonias del Nuevo Mundo.Fue a partir de 1800 que el Papá Noel moderno empezó a aparecer más claramente en libros y poemas, uno de los más conocidos fue “A Visit From St. Nicholas” de Clement Clarke Moore. Aunque hay quienes creen que el Santa gordito y de traje rojo fue una invención de Coca Cola, que pagó al artista Haddon Sundblom para crear afiches sobre el personaje en 1930, el aspecto visual de Papá Noel se fue estandarizando a lo largo del siglo XIX, tiempo en el que ya era un abuelo del Polo Norte, de barba larga y ropa escarlata.

Deja un comentario