"Sacerdote del Táchira abusó del hermano menor del adolescente que confesó el crimen”

File doesn't exist

|| Agencias Nacionales
|| Foto Cortesía

El Fiscal señaló que en este caso hay encubrimiento

El fiscal general de la República Tarek William Saab, ahondó en detalles sobre el asesinato del sacerdote Jesús Rondón Molina, cuyo cadáver fue hallado la semana pasada en el estado Táchira, donde había desaparecido el 16 de enero.

Dijo que el presbítero era un "personaje que venía teniendo una carrera, a vox populi, letal en contra de muchísimos menores de edad sin que las autoridades eclesiásticas pararan a este aberrado".

Criticó la posición de la jerarquía eclesiástica, que manifestó conocer denuncias contra Rondón.

"La sanción no era una medida cautelar, como dijo la Iglesia, de llevarlo a un convento o prohibirle tratar a menores. La decisión era denunciarlo y llevarlo ante la justicia para que respondiera por las aberraciones que iba cometiendo escudándose en ser presbítero y dar misas", señaló el titular del Ministerio Público.

Recordó que el pasado 20 de este mes fue denunciada la desaparición del presbítero Rondón Molina en Táchira, y el día 21-E un adolescente (de 17 años) citado como testigo confesó haberlo asesinado debido a abusos sexuales cometidos contra él durante años y por haber amenazado a su hermano. "Tras haber realizado las experticias pertinentes, se confirmó el abuso cometido contra el joven y adicionalmente se verificó que su hermano menor también fue abusado".

Al menos dos niños más presentaron denuncias en su contra ante la iglesia, en los años 2014 y 2015", agregó el fiscal general.

"Aunque al agresor se le siguió un proceso interno que derivó en su expulsión del sacerdocio, resulta sumamente grave el hecho de que no se tomaran medidas adecuadas para que este abusador no siguiera atacando a sus víctimas". Se presume, dijo, que en este caso hubo encubrimiento.

Deja un comentario