Cabrera se presentó en forma y empezó a repartir líneas

Cabrera se presentó en forma y empezó a repartir líneas

|| César Méndez Campero
|| Foto AP

El toletero de La Pedrera perdió 11 kilos y afirmó estar en el peso de 2015 al incorporarse al campo de entrenamiento de los Tigres de Detroit

En buena forma física y con excelente ánimo se presentó este lunes Miguel Cabrera en Lakeland, sede primaveral de los Tigres de Detroit para ponerse listo para el inicio de la temporada 2020, en la que de acompañarle la salud podrá lograr varios hitos en su ilustre carrera.

Próximo a cumplir 37 años de edad, el maracayero afirmó a los reporteros presentes en el complejo de los felinos haber perdido 11 kilos gracias a una dieta especial que se basó en la ingesta de gran cantidad de vegetales y pocos carbohidratos. El resultado es evidente: El toletero luce bastante más delgado y según sus palabras está en el peso y la forma física del año 2015, cuando ganó el título de bateo en la Liga Americana.

“El año pasado creo que tenía sobrepeso. Hice mucho trabajo desde el año pasado hasta ahora. Siempre hay que tener una meta. Mi meta era ponerme en forma, estar listo para esta temporada y volver al 100%” dijo Cabrera al reportero Evan Woodbery. “El año pasado no estaba contento con mis estadísticas, la forma en que jugamos o la cantidad de derrotas que tuvimos. Eso me motiva” agregó el pelotero que este año verá más acción como bateador designado y eventualmente en la inicial.

De mantenerse sano y regresar a su nivel acostumbrado, el maracayero podría tener una temporada histórica en este 2020. Le faltan 23 jonrones para llegar a 500; está a 6 remolques de los 1.700; a 185 hits de la mítica cifra de 3.000; con batear 23 dobletes alcanzará los 600 y si anota 71 rayitas acumulará 1.500 de por vida en la pelota de lujo.

En un video posteado en la cuenta oficial en Twitter del conjunto bengala (@Tigers) se pudo ver parte de la práctica de bateo de Cabrera, golpeando la bola hacia los sectores izquierdo y derecho del campo, con la facilidad acostumbrada.

Deja un comentario