Enfrentando el confinamiento en el extranjero de la mano del optimismo

Enfrentando el confinamiento en el extranjero de la mano del optimismo

||Brianny Salazar/Fotos: Cortesía

Jeanferich Ontiveros es un venezolano que vive en Santiago de Chile desde hace un año y actualmente sobrelleva una situación difícil ante la pandemia que mantiene a esa y a otras naciones, aislada y bajo cuarentena

Como otros venezolanos, Jeanferich Ontiveros, de 36 años, salió del país en búsqueda de un cambio positivo en su economía. Desde la llegada del coronavirus ha tenido que superar grandes obstáculos.  Sin embargo, él no pierde la calma y aprovecha el tiempo libre para planificarse, leer y realizar otras actividades.

Jeanferich dejó el país en enero de 2018 para abrirse camino en Lima, Perú, donde vivió un año y cinco meses. Posteriormente, en mayo de 2019 llegó a la ciudad de Santiago, en Chile,  donde reside actualmente.

 “Primero fui a Perú porque en ese entonces no tenía disponibilidad económica para estar en Chile, aunque estuve en Perú siempre sabiendo que era temporal”, relató.

Como periodista de profesión, Jeanferich trabajó varios años en medios de comunicación del estado Aragua. Aunque tenía el privilegio de estar en un trabajo fijo, la situación económica en Venezuela empezó a afectarlo, lo que lo llevó a tomar la decisión de emigrar.

Antes de dejar el país, el aragüeño estuvo dos años planeando su partida, capacitándose con diplomados y cursos.

 

ENTRE DIFICULTADES

El COVID-19, un virus aún no conocido con precisión por los científicos, mantiene a una gran parte de la humanidad bajo cuarentena, aislada y con la inquietud de aumentar la curva de contagios. Chile y su capital no han quedado exentas de esta realidad.

El comercio también resulta afectado. Desde hace más de dos meses grandes y pequeñas empresas han tenido que permanecer cerradas, sin producción, ni ingresos, incluso algunas han prescindido de su personal. 

Esta situación es difícil para muchos, más para quienes están lejos de casa y de sus familiares, como es el caso de este joven periodista.

“Trabajo en un restaurante, aunque a causa del coronavirus estamos parados y hay que esperar a ver qué sucede”. Y mientras "algo" pasa, Jeanferich idea formas para seguir en esa ciudad, en la que se mantiene con sus ahorros.

Pese a ello, trata de conservar la calma, en espera de que la situación mejore pronto.

Asegura que no hay que perder el optimismo y las ganas de seguir adelante.

UN DÍA EN CUARENTENA

Jeanferich busca sacarle provecho a estos días en casa.  Realiza rutinas de lectura y otras actividades. “A veces el confinamiento me genera ansiedad, pero trato de evadirla con la música, la televisión, así como leyendo ebooks, escritos en blogs o portales digitales”.

Confesó que mucho de lo que ha leído le ayuda a seguir aprendiendo. “He aprovechado para leer portales de noticias en inglés, para practicar un poco ese idioma”, mencionó.

También comenzó a leer un blog sobre periodistas de investigación.

UN MENSAJE DE UNIÓN Y PLANIFICACIÓN

A pesar de estar solo en el extranjero, Jeanferich expresó que este es un tiempo que se puede aprovechar para tener contacto con la familia y amigos, así sea por  videollamadas.

Envió una reflexión para quienes les ha tocado vivir momentos difíciles en esta situación mundial, especialmente en la parte económica. Planificarse y  administrar bien el dinero puede ser la diferencia, aseveró este venezolano que se mantiene firme en medio de una pandemia que no solo ha hecho vulnerable el sistema sanitario de las naciones, sino que ha trastocado las economías más sólidas y hasta ha afectado las emociones de una humanidad que quedó indefensa ante un enemigo invisible.

foto leyenda 1

Jeanferich pasa su tiempo libre leyendo y escuchando música.

Deja un comentario