Dejar de fumar: Una decisión de vida

Dejar de fumar: Una decisión de vida

Expertos han luchado durante años contra el vicio del cigarro por sus consecuencias para la salud

Saraí Dávila//Foto cortesía 

El hábito de fumar es común entre muchas personas, fácil de adquirir, pero difícil de dejar, para quienes han abandonado este vicio lleno de humo y enfermedades crónicas, sostienen que no ha sido fácil, pero coinciden en que tuvieron un motivo de vida que los ayudó a liberarse y obtener  resultados positivos.

Ana Borjas, de 32 años de edad, relató cómo después de 12 años fumando e intentando alejarse del vicio lo logró hace tres años para mejorar su calidad de vida. “Lo probé como a los 17 (años), con mis amigos, todo empezó ahí. Soy una persona muy ansiosa y canalizaba mis emociones de esa manera”.

Destacó la dificultad que tuvo para dejar de fumar, por lo que durante mucho tiempo cuando lo intentaba, luego de unas semanas volvía a comprar cigarros, cayendo en el mismo lugar. Pero en cuanto lo dejó pudo notar las diferencias en su salud.

El primer cambio fue en sus manos, nunca se había percatado que tenía los dedos manchados por la nicotina, marcas que fueron desapareciendo con el pasar de las semanas. Luego se dio cuenta que las gripes y alergias disminuyeron, al igual que sus problemas gástricos y de a poco su resistencia física mejoró.

Un motivo para lograrlo

Son muchos los padres que han dejado atrás el hábito de fumar en cuanto tienen hijos. Mujeres que al quedar embarazadas se percatan que pueden hacerle daño al bebé, por lo que deciden parar el vicio y hombres que reflexionan y lo dejan para no dar un mal ejemplo a su descendiente.

“Por él lo que sea”, dijo Edgar Ricardo Rodríguez, quien tiene ocho meses sin llevar un cigarro en su boca, el mismo tiempo que tiene su hijo de nacido.

Él fumó desde los 14 años y actualmente tiene 34. El primer cambio que pudieron observar sus familiares fue en su peso, pues antes no engordaba y desde entonces ha ganado unos cuantos kilos. “Muchas veces se pasaba la hora de la comida, se le olvidaba”, expresó su esposa Dei Montagne.

“En el momento en el que yo me saqué la prueba de embarazo, dejé de fumar”, explicó Alejandra Contreras, quien dejó de fumar hace seis años. “Me costó en el sentido de la ansiedad”, resaltó. Pero al mirar atrás no se arrepiente e incluso le molesta el olor del tabaco al recordar las consecuencias que pudo haber tenido.

CIFRAS PARA LA REFLEXIÓN

Según datos de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), durante el año 2019 murieron 4.592 personas por cáncer de pulmón, lo que representa la cifra de 13 fallecimientos por día a causa de esta enfermedad; 2.701 fueron hombre y 1.891 mujeres.

Juan Saavedra, gerente general de la SAV, explicó que 80% de las muertes están directamente relacionadas con el tabaquismo, que además está asociado con otras enfermedades oncológicas cerebrovasculares y del corazón.

ALERTA A LOS JOVENES

Ruediger Krech, director de Promoción de la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que más de 40 millones de adolescentes ya comenzaron a consumir tabaco en el mundo. La organización ha enfocado su campaña de este año para el Día Mundial sin Tabaco en los jóvenes, pues las compañías que los producen dirigen su publicidad a este sector. “Lo están haciendo para encontrar usuarios de reemplazo. Ocho millones de muertes prematuras cada año, por lo que necesitan encontrar nuevos reemplazos”, recalcó.

Desde 1987, cada 31 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados, promueven y celebran el Día Mundial Sin Tabaco, dedicado a resaltar los riesgos para la salud vinculados a su consumo, promoviendo políticas eficaces para reducir este hábito. La exposición al tabaco en cualquiera de sus formas, es la principal causa prevenible de defunción en el mundo; actualmente mata a 1 de cada 10 adultos a escala mundial. La imagen de un cenicero y una rosa es el símbolo o logo que representa esta campaña.

_107164044_tabaco_640-nc

Deja un comentario