Abatido homicida de entrenador de béisbol

Abatido homicida de entrenador de béisbol

|| Luis  Chunga
|| Fotos Cortesía

El delincuente prefirió morir en un enfrentamiento a tiros antes de entregarse a la justicia

Un peligroso delincuente alias “el Papo” señalado de acabar con la vida del entrenador de béisbol y forjador de muchas generaciones, José Luis  Alviarez, fue abatido la madrugada del martes por funcionarios de la Brigada de Homicidios de la delegación municipal de Maracay (Cicpc), estado Aragua. El neutralizado quedó identificado como Jesús Alberto Azocar Noguera de 30 años.

Fuentes extraoficiales indicaron que desde el mismo día del crimen el 10 de julio, los sabuesos comenzaron  las investigaciones de campo, análisis de las diferentes llamadas telefónicas que el deportista había recibido desde hace 30 días, teniendo en consideración que los delincuentes no le robaron el teléfono móvil. Asimismo los peritos realizaron todo tipo de pesquisas, detenciones  e interrogatorios  a los integrantes de las diferentes bandas delincuenciales de Aragua, quienes fueron aportando datos muy importantes que  permitieron después de 20 días de arduo trabajo identificar y ubicar al autor material de los disparos.

Una vez identificado el homicida comenzaron las investigaciones de campo y seguimiento, hasta que por fin después de muchas averiguaciones, los policías determinaron que “el Papo” se encontraba escondido dentro de una vivienda ubicada en el sector denominado Los Ranchos de San Luis, en Maracay. Al parecer el asesino solamente salía en horas de la noche para continuar cometiendo sus fechorías, entre ellas el cobro de vacuna, extorsión y secuestros.

Nunca se imaginó que  sus “malos pasos” eran vigilados y sus perseguidores esperaban el momento oportuno para la captura. El día “D”, llegó a la 1:00 de la madrugada del lunes pasado, cuando los funcionarios de la Brigada de Homicidios  implementaron un operativo policial y lograron llegar hasta  el sector Los Ranchos de San Luis. Sin embargo, un sujeto que todas las noches trabaja  como “lucero” de la zona, se percató del movimiento policial y trató de avisar a su jefe.

Al parecer el aviso llegó tarde, porque “el Papo” no pudo escapar y  prefirió enfrentarse a tiros con los policías, quienes  desde el primer momento se preocuparon por  proteger la vida de las personas que a esa hora se encontraban dentro de las casas. Minutos después la balacera se hizo intensa donde el delincuente cayó abatido. Como evidencia fue encontrado en el sitio un arma de fuego tipo  pistola.

 

SE HIZO JUSTICIA

La muerte del conocido entrenador José Luis Alviarez, ocurrió el 10 de julio del presente año, a eso de las 3:00 de la tarde. En esos momentos  se encontraba reunido con amigos y familiares en el patio de su casa y recibió una llamada  en la que su interlocutor le pidió que se asomara a la puerta de su casa para entregarle un encargo.

Presuntamente la voz fue reconocida por el hoy occiso y sin temor alguno se acercó a la puerta principal de su vivienda. Cuando salió un delincuente sacó un  arma de fuego y le efectuó seis disparos que  ingresaron por diferentes partes del cuerpo. Luego los homicidas huyeron del lugar con un destino no determinado.

El detonador de los disparos puso en alerta  no solo a los familiares y amigos, sino también a los vecinos, quienes salieron corriendo de la vivienda  y encontraron la trágica escena, donde el joven entrenador de beisbol  estaba sobre el pavimento gravemente herido. Inmediatamente fue trasladado hasta el Seguro Social de San José, pero su cuerpo no pudo resistir por la gravedad de las heridas provocadas por los disparos, y murió en el trayecto, antes de llegar al mencionado nosocomio maracayero.

Era soltero, desde muy niño se dedicó a jugar béisbol, pero su meta siempre fue convertirse en entrenador, aspiración que logró hacer realidad, con la apertura de su academia JM,  y comenzó a trabajar con niños y jóvenes  en base a una estricta disciplina y experiencia.

 

Entrenador-Jose-Luis-Alviarez110820José Luis Alviarez. Entrenador asesinado.

Deja un comentario